• DSC_0992

FAMILIA ROYUELA, LIMONES Y NARANJAS BIOLÓGICAS EN EL BAJO SEGURA DE ALICANTE

Tras la crisis del ladrillo, mucha gente de esta zona se metió en la agricultura para probar o para especular.

 Murcia y Alicante tienen una franja litoral desértica que se extiende hasta más allá de Almería, que se reconoce en toda la costa mediterránea magrebí y en las ramblas o “uadis”  de la altiplanicie del Atlas y el predesierto del Sáhara. Todas son obra del cambio climático que empezó a acaecer hace  diez o veinte mil años, y que hace subir el límite de la sequía hacia el norte por la península ibérica, por la Itálica y la Balcánica. Pero en todos estos territorios la horticultura y la fruticultura han prosperado de un modo exponencial en los últimos diez años. El agua subterránea y la derivada de ríos próximos o lejanos ha sido el cimiento de esta riqueza agrícola que hoy en día alimenta las cocinas europeas, desde el estrecho de Gibraltar al Círculo Polar Ártico.

Cuando se recorre en coche esa franja achicharrada de Murcia y Alicante se distinguen extensos campos verdes de diversos productos, invernaderos, huertos de naranjos y limones, pero también de manzanas, peras y otras frutas propias de oasis. La aplicación del riego artificial ha convertido partes de esta tierra desértica en un oasis extenso, con amplias parcelas de tierra reseca, gris, pizarrosa, de la que parece imposible extraer nada.

La agricultura convencional explota esta tierra de un modo feroz, y el temor de muchos agrónomos es que mate a la gallina de los huevos de oro.

Pero en paralelo a estos métodos intensivos y extensivos se expande poco a poco la agricultura ecológica, a veces conviviendo en explotaciones paralelas. Este es el caso del trabajo de Francisco Manuel Royuela Mestre, agricultor de Orihuela, cuya familia procede de Teruel. Francisco Manuel, con medio siglo a sus espaldas,  gestiona con sus hijas Carmen y Míriam Eco-Citric, un portal digital que vende naranjas y sobre todo limones mediante Internet a toda España.

Miriam recogiendo limones

Míriam recogiendo limones

Francisco Manuel. Mi padre era ganadero. Luego empezó con la agricultura, aunque tenía pocas tierras. Yo me metí a trabajar aquí con él, luego me fui a la mili, y después me metí en el mundo del camión. Era chófer durante la semana, y los fines de semana le ayudaba a él. Teníamos parrales, y llegó un momento en que los parrales se hicieron viejos. La cosa estaba mal en la agricultura. Así que aprovechando una subvención, mi padre arrancó todos los parrales. Y yo, un poco cabezota, cogí y planté. Mi padre decía, “no seas tonto, no plantes nada”. Cogí las tierras mías y las de mi hermana y planté cítricos. Porque los cítricos hacían compatible mi trabajo de doce o trece horas en la construcción con el camión con los campos. Por las noches, y los fines de semana venía al campo. En verano a las diez de la noche cogía mi tractor y me venía a sulfatar. Y los fines de semana también. Así me fui montando poco a poco.

En aquellos días Francisco Manuel cultivaba en convencional todas las tierras, más o menos en los años noventa del siglo pasado.

Francisco Manuel.  Luego compré unas veinte tahúllas, unas dos hectáreas y media, y las planté de limón y de mandarina. Compré. Las primeras me costaron sobre 300.000 pesetas, y las últimas las pagué a millón la tahúlla. Me monté un poco en la agricultura. Y un día me planté y dije que no quería estar toda la vida con el camión, y me dije, me tengo que ir a la agricultura. Empecé a montar en eco, poco a poco. Me salí de los camiones, me hice autónomo de la agricultura y empecé a trabajar limones y naranjas. Me pedí una subvención, me hice este almacén… Pero yo venía con mis fincas plantadas quince años atrás, trabajando fuera y montándome las fincas.

Hace unos siete años sobrevino una crisis de precios. Tuvo que vender unos cien mil kilos de limón a tres céntimos, cuando a él le costaban entre doce y catorce céntimos fabricar un kilo de limón.

Francisco Manuel Royuela

Francisco Manuel Royuela

Francisco Manuel. Cada kilo que fabricaba, me costaba poner diez céntimos encima. Y dije, no, no quiero seguir haciendo el tonto. Le di la opción a mis hijas de que se vinieran aquí a montar una tienda on line, y que se crearan un trabajo. Con mis pocos estudios, yo veía que el futuro se mueve en Internet. Lo pensamos y decidimos hacer una tienda on line. Empezamos a mirar, y vimos que tiendas on line en cítricos convencionales sobraban. Entonces pensé, vamos a destacar un poco en ecológico. Hicimos la transición mientras preparábamos la página y el dispositivo de envíos. Abrimos la tienda, y lo que hicimos fue comprar en ecológico a un amigo en Santomera, porque nosotros todavía no podíamos producir con el certificado. Empezamos nosotros con la naranja tardía, una naranja muy buena, de pie carrizo (que favorece el sabor). Tuvimos un golpe muy bueno a final de campaña, en mayo. Metimos mucha publicidad. Pero motivos de papeleo tuvimos que interrumpir el envío de naranja eco, y montamos la tienda E-Citric, era la misma naranja, pero en convencional.

Carmen y Míriam, en el huerto de limones.

Carmen y Míriam, en el huerto de limones.

Francisco Manuel sospecha que los obstáculos del Comité de Agricultura Ecológica de la Comunitat Valenciana a la tienda on line tuvieron un origen poco claro  ajeno a la institución certificadora. A los cinco meses les dejaron abrir de nuevo la línea eco, después de meterse con todo, volviendo loco al informático, asegura. Pero E-Citrics siguió sirviendo a sus clientes. Desde entonces a hoy la producción ha aumentado, y este año asegura que llegará a vender un millón de kilos en total, ecológico y convencional.

Francisco Manuel. Esta finca en ecológico se la alquilé a mis hijas, y yo me quedé con el convencional. Hacemos una reserva para la tienda on line, y lo que  sobra lo vendemos al por mayor. Lo vendemos a exportadores, Frugarva, Mundosol, Cofrudeca. Después de unos años malos, ahora me va bien en convencional. Ahora vendo más limón que naranja. También tengo en una finca de Murcia, en Abanilla, unas quince hectáreas con granada, naranja, mandarina y siete u ocho hectáreas de una finca nueva que será ecológica, que lleva cuatro meses plantada, y cuando tenga el árbol hecho, la paso a ecológico. Tiene condiciones muy buenas, porque en la periferia tengo un canal, y no necesito cortavientos, está muy aislada de los vecinos, tiene buenas condiciones para lo ecológico.

Ahora mismo tiene tres hectáreas y media en ecológico, y en cultivo convencional, unas veintitantas en Alicante y en Murcia. En la finca de Orihuela experimenta con variedades raras de difícil comercialización, que se colocan mejor en la hosterlería y la repostería.

Caviar cítrico

Caviar cítrico

Francisco Manuel. Yo soy muy curioso. Vi algunas variedades raras y pensé que me vendríanbien. Las pedí a los viveros, y las planté. Tengo ahora Kum Quat, un cítrico muy pequeño muy dulce, para comerlo entero como una fruta, porque la piel está muy dulce. La mandarina china es un poco más ácida, aunque la piel está también dulce, hay gente que la gasta en cubitos, la congela y cuando se hacen un refresco, en vez de echarse cubitos, se ponen mandarina congelada para refrescar, y luego se la comen. También se utiliza para decorar los platos y para mermelada. Luego tengo la mano de Buda, es una mutación, cosas de laboratorio. Y luego tengo el caviar cítrico. Viene de Australia. Se injerta el el árbol y sale como un rosal con muchas espinitas. Tengo también limón rayado, en líneas blancas y verdes, y por dentro es un poco rojo, es una fusión entre un limón y un pomelo.

Contenido del caviar cítrico

Contenido del caviar cítrico

El principal problema de estas tierras es el agua. Francisco Manuel está comprando ahora 180 metros cúbicos de agua a 123 euros. La compra a la Comunidad de Riegos del Levante, procedente, dicen del Tajo-Segura. Pero en realidad, sostiene, sale de pozos de Cieza, de Hellín y agua subterránea dela parte alta de esta zona, porque en la que se encuentran no les dejan hacer pozos, porque el agua es mala, con mucha sal.

Francisco Manuel. El cambio de convencional a ecológico es un poco jodido, lo pasas mal. Tienes muchas plagas, y hay que soltar depredadores. Y todo lo más, utilizamos el azufre, que está autorizado. Siempre tienes que tener un poco de plaga para que el depredador se instale, porque si no tiene comida se muere o se va. El primer año te cuesta mucho, pero este lo hemos tenido bastante cómodo, se está equilibrado muy bien el depredador con el depredado.
Hemos tenido un año muy bueno de limón, y la gente se cree que cuando hay años buenos ya siempre va a ser igual. Estas buenas temporadas vienen porque hubo problemas en Turquía, por una helada fuerte. Esto supuso una merma de producción, y en Europa hay mucha demanda de limón, por lo que vinieron a nosotros. Luego, la mancha negra ha hecho daño por ahí.

La mano de Buda.

La mano de Buda.

La mayoría de la gente estaba aquí en la construcción. Cuando se fue al garete, la gente se ha tirado a la agricultura. El limón está caro, pues plantamos limón. Y luego la hortaliza, la granada con variedades nuevas. Hay gente que va a lo nuevo, se arriesga. Pero mi punto de vista es que va a haber una crisis en la agricultura, no como la del ladrillo, pero fuerte. Sobre todo por dos problemas, uno el agua, y luego un exceso de producción. Y también porque hay gente que se ha metido en la agricultura sin experiencia agrícola, se han hecho agricultores porque era una manera de invertir el dinero que la construcción ya no da.

Comparte este artículo

Autor: Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>