GESTION EFICIENTE DEL TERRITORIO=METABOLISMO URBANO SOSTENIBLE

De izquierda a derecha, Rafael Laborda, de la UPV, Raúl Moral, de la U Miguel Hernández,  Josep Femenia, alcalde de Benitaxell y Sergio Palencia, de la UPV

De izquierda a derecha, Rafael Laborda, de la UPV, Raúl Moral, de la Universidad Miguel Hernández de Elche, Josep Femenia, alcalde de Benitaxell y Sergio Palencia, de la UPV

Reseña de Gaspar Oliver. La fotografía de presentación es un huerto ecológico en la Horta Nord de Valencia. Al fondo, el perfil de las localidades de Godella y Rocafort.

El Poble Nou de Benitatxell, un municipio de la Marina Alta de Alicante próximo a Jávea, dedicó el sábado 25 de noviembre la mañana a debatir la gestión más eficiente del territorio. Es una actividad más de ese programa inmenso y poco publicitado de jornadas y seminarios que se organizan en los pueblos con el propósito de analizar e intercambiar en público experiencias administrativas o ciudadanas (o ambas) que beneficien a sus habitantes.

En el caso de Benitaxell, el ayuntamiento ha desarrollado a lo largo del mes de noviembre un programa de promoción del vino moscatel, que se produce en esta comarca y que está adquiriendo aprecio en el mercado. En Benitatxell la marca es “Moraig”. La jornada mencionada, “Fòrum Biomocatxell”, dirigió la atención de los interesados a un fenómeno que empieza a adquirir categoría académica, llamado el Metabolismo Urbano. Varios profesores de la Universitat Politècnica de València y de la Universidad Miguel Hernández de Elche, presentaron sus visiones de esta disciplina, a través de algunas de sus manifestaciones.

El metabolismo urbano es el intercambio de materia, energía e información que se establece entre el asentamiento urbano y su entorno natural o contexto geográfico.  La biosfera, como todo sistema abierto, intercambia sustancias y disipa energía,  por lo que es tan importante el sistema como el medio. Este sistema está formado por el hombre, sus máquinas y sus redes de comunicación.

El metabolismo urbano determina nuestras exigencias de materias primas y el impacto que su empleo tiene en la biosfera, ayudándonos a comprender las relaciones entre estos materiales y los procesos sociales. (Véase la página Metabolismo Urbano)

Huertos de verdura en la Horta Nord de Valencia.

Huertos en la Horta Nord de Valencia.

Se desprende de este panorama que el metabolismo urbano es algo azaroso e incontrolado. Pero la concentración de poblaciones millonarias que utilizan los recursos naturales y producen desechos, convierte este tema en algo de importancia vital. De este modo, el metabolismo urbano ha de ser necesariamente sostenible.

El grupo de profesores que participó en “Forum Biomocatxell” y otros que no asistieron se han propuesto profundizar en este asunto básico, y están organizando con las universidades de Reading (Inglaterra) y Aalto (Finlandia) un programa Erasmus sobre el Metabolismo Urbano Sostenible. Para ello ha realizado ya dos seminarios, en Turku (Finlandia) y en Valencia.

La jornada de Benitatxell formaba parte de la investigación de campo en la que se basa todo programa académico destinado a la transformación de los problemas en aprovechamientos prácticos para los seres humanos. El consistorio de Benitaxell está preocupado por los residuos urbanos que originan las urbanizaciones que lo componen. Cada año se producen medio millón de kilos de residuos de jardines. El ayuntamiento tiene contratado un servicio de retirada de estos residuos por una empresa dedicada al reciclaje. Las hojas y ramas cortadas se transportan a sesenta kilómetros y se procesan allí. La aplicación de soluciones estudiadas por el Metabolismo Urbano Sostenible permitiría el compostaje de este material (junto con los necesarios para la obtención de compost) y su reutilización en los campos de producción de uva moscatel.

IMG_2301Rafael Laborda, del Departamento de Ecosistemas Agroforestales de la UPV, señaló que el metabolismo urbano no es un concepto nuevo. El botánico valenciano José Antonio de Cavanilles lo desarrollaba en el siglo XVIII, sin darle este nombre, cuando hablaba de que el material de deshecho de la ciudad de Valencia se reutilizaba en la Huerta que la rodea para producir los alimentos  que sus habitantes consumen. A esto hoy se le llama economía circular. Pero la mala gestión de los recursos y del territorio favorece el despilfarro. Para empezar, hoy no es posible reutilizar los residuos urbanos en la agricultura porque no están separados y al mezclarse pueden resultar tóxicos para la fertilización.

Javier Pérez Igualada, Profesor del Departamento de Urbanismo de la UPV, planteó las diferentes posibilidades de transición entre el espacio urbano y rural, mientras que Eric Gielen y Sergio Palencia, del mismo Departamento, contextualizaron el territorio de la comarca de La Marina, poniendo el acento en la complementariedad de los espacios urbano y rural.

Rafael Laborda también incidió en la diversidad del paisaje  como herramienta para la sostenibilidad del territorio, y Raul Moral, Catedrático del Departamento de Agroquímica y Medio Ambiente de la Universidad Miguel Hernández explicó de manera convincente como gestionar la fracción orgánica de los residuos municipales en la intersección agraria-urbana.

La participación de los arquitectos y de los urbanistas en propuestas para la gestión eficiente del territorio se une al afán de muchos agrónomos en profundizar en la agroecologia. Entre todos pueden ofrecer soluciones viables a algo que hoy por hoy es un despropósito económico y medioambiental. ¿Por qué llevarse la basura a plantas donde se procesa mal, y que además están alejadas del lugar en el que se produce? ¿Por qué los ayuntamientos medianos y pequeños no pueden intentar resolver este absurdo organizándose de modo que puedan conseguir la autogeneración energética de las viviendas, la autosuficiencia hídrica, minimizar los sistemas de recogida en el espacio público, los residuos sólidos urbanos, y hacerlo mediante la reserva de espacios para los procesos de autocompostaje y la reserva de espacios para la instalación de puntos limpios. Esto último existe, pero en ellos se acumulan los desechos o se trasladas a otros depósitos (con un coste energético y económico que pagan los vecinos en sus facturas de servicios de basuras), en los que se acumulan o se entierran, generando problemas de contaminación.

En la jornada se puso de manifiesto que las pequeñas localidades están más preparadas para enfrentarse a este despilfarro, porque pueden ejercer un efecto pedagógico sobre los vecinos, a quienes les interesa ahorrar dinero, y mantienen una relación más directa con sus consistorios, que las grandes ciudades, donde los vecinos y los administradores municipales viven en esferas casi inaccesibles entre sí.

El alcalde de Benitaxell, Josep Femenia, lamentaba que en  muchos municipios pequeños los valores estéticos y de prestigio municipal primen sobre los intereses ciudadanos básicos. Se dedica dinero a rotondas o a auditorios, pero se escatima o se ignoran los presupuestos para el reciclaje, para el ahorro energético, para la buena gestión del agua, que con frecuencia se pierde entre el depósito y los hogares.

Agroicultura-Perinquiets ha tradado en tema del compostaje. Dimos información de  una clase práctica del Curso de Agroecología que desarrollan la Universitat Politécnica de Valencia y la Universidad de la Laguna. Y también de las iniciativas que desarrolla el colectivo Madrid Agrocomposta, que intenta aprovechar los residuos de localidades suburbanas de la capital.

 

Share This Post

About Author: Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.