CARGANDO

Escribir para buscar

Historia de la Agricultura - M.B. Tauger

La agricultura en la Historia de la Humanidad – 04

Compartir

ESTIMADO LECTOR

Esta serie es la más visitada, con diferencia, de todas las entradas de Agroicultura-Perinquiets. Esto nos congratula, y nos ha animado a buscar más documentos relativos a la historia de este aspecto determinante en el desarrollo de la Humanidad. Desde hace meses venimos ofreciendo largos resúmenes de capítulos de HISTORIA GENERAL DE LA AGRICULTURA, de los pueblos nómadas a la biotecnología, de José Ignacio Cubero. El autor es doctor en Biología y Agronomía, Académico de Ciencias Exactas Físicas y Naturales, profesor en la Universidad de Cordoba (España) y ha ejercido diversos cargos en instituciones nacionales e internacionales.

El trabajo del profesor Cubero es de dimensiones enciclopédicas, y dedica largas secciones al desarrollo de la Agricultura en todos los continentes, con especial dedicación a España y a Iberoamérica.

Recomendamos a nuestros lectores estos resúmenes, largos y completos, que vamos publicando todos los meses desde noviembre de 2019.


Agriculture in World History, Mark B. Tauger, profesor asociado de Historia en la Universidad de Virginia Occidental.

De la colección Themes in World History, Routledge, Taylor and Francis Group. Londres y Nueva York. 2011

Resumen y edición de Gaspar Oliver.

Siglo XIX. Explotación colonial, un nuevo esclavismo

(La foto de portada se ha tomado de

http://marxismocritico.com/2013/07/15/sobre-la-dialectica-de-la-raza-y-de-la-clase/)

El tráfico de esclavos desde África se redujo notablemente desde la prohibición de este comercio por los británicos y el establecimiento de una policía naval en los océanos. La esclavitud sobrevivió en el califato de Sokoto, en la región del Sahel, el mayor estado africano antes del colonialismo. Grandes señores y grandes propietarios empleaban mano de obra esclava en sus plantaciones. La trataban mejor que los europeos a sus siervos. Otros estados africanos precoloniales se basaban en la pequeña propiedad agrícola, como el de Ghana.
La transformación de estos pequeños y grandes reinos africanos en colonias introdujo la explotación minera y el sistema de las cosechas rentables (cash crops), para financiar el coste extremo de la aventura colonial. Esto produjo graves daños a la forma tradicional de vida, y hundió en la miseria a numerosas familias que hasta entonces habían vivido en libertad.
Hubo lugares, sin embargo, que respondieron bien a las nuevas fórmulas de cosechas rentables, como el cacao en Ghana, que de 27.000 libras de exportaciones en 1900, pasó a 8,2 millones en 1925. También exportaba África aceites y otras materias primas que favorecieron el crecimiento europeo hasta la Primera Guerra Mundial.
Alemania se empeñó en adaptar sus colonias a su forma de entender la explotación agrícola, y esto dio lugar a sublevaciones en Tanganica (hoy Tanzania) y estragos en otras colonias del sur de África.

Sureste Asiático y la India

Surgieron empresas europeas que dominaron la exportación de estas cosechas rentables.

El Sureste Asiático sufrió un proceso colonizador semejante durante la segunda mitad del siglo XIX. El caso de Holanda en Indonesia es significativo. El gobierno se hizo con el control de la arruinada Compañía Holandesa de las Indias Orientales, e introdujo un sistema de trabajo en las plantaciones que obligaba a los campesinos a dedicar el 20 por ciento de su tierra a las cosechas rentables, por lo general, azúcar, índigo y café. La producción de este último producto fue tan grande que el término café se identificó con el de “Java”. También llegó a competir Indonesia con Cuba en la producción de azúcar. Algunos años en los que falló el monzón sobrevino una gran ruina, el sistema estatal obligatorio de cultivo fue suprimido, y se abrió el territorio a la iniciativa privada.

Campo de algodón. Fotografía tomada de la página "Yo no quiero trasngénicos"

Campo de algodón. Fotografía tomada de la página “Yo no quiero transgénicos”

La conquista británica de la India desde el siglo XVIII puso en contacto a los conquistadores con sistemas agrícolas que los occidentales consideraban atrasados. Sin embargo algunos funcionarios reconocieron las virtudes y el ingenio de los agricultores hindúes en la resolución de problemas como la irrigación.
Las necesidades británicas eran materias primas y productos alimenticios baratos, y la India se convirtió a la vez en una fuente de ingresos fiscales y un mercado para las manufacturas inglesas. Se abstuvieron de cargar a los agricultores indios con gravámenes y exigencias abusivas, porque constituían la mayoría de la población y podían exprimirla con medidas “legales”, que sobrepasaron la capacidad de pago de los tributarios.
En 1769-70, Bengala sufrió una severa sequía que produjo una ruina generalizada. El hambre acabó con la vida de la tercera parte de sus 30 millones de habitantes. Tras algunos intentos de reformar el sistema agrario, se introdujo el llamado Permanent Settlement of Bengal, que establecía un sistema estable de impuestos, y un orden de propiedad basado en los zamindaris o señores locales. Los zamindaris que no pagaban sus impuestos eran expropiados y su tierra vendida en pública subasta. Esto creó un mercado de la tierra. Los beneficiaron fueron terratenientes o propietarios urbanos que forzaban a los campesinos a producir cosechas rentables.
Algunos propietarios consiguieron exprimir la rentabilidad de este método. Por ejemplo, los cultivadores de amapolas, que producían opio para la exportación a China y a la propia Gran Bretaña. En 1837 se producían en la India 2.000 toneladas de opio.
Pero en general, las desigualdades y exacciones produjeron sucesivos motines y sublevaciones en diversas partes del subcontinente, porque los impuestos abusivos daban lugar a préstamos de potentados indios que solían saldarse con la expulsión de los campesinos de sus tierras. Los propietarios de tierras donde se cultivaba índigo (que procede de la palabra India) emplearon fórmulas violentas para que los campesinos lo cultivaran, y esto provocó una revuelta que acabó con el cultivo de índigo en Bengala.
Después de estas rebeliones empezó a tejerse la India con una red ferroviaria que facilitó el transporte de cosechas como el algodón y el trigo, que los británicos fomentaron como una manera de compensar un mercado inestable. La causa de este desarrollo hacia mediados del siglo XIX fue la falta de algodón procedente de las ex-colonias norteamericanas, por razones climáticas o por la guerra civil. En Inglaterra, miles de obreros de fábricas textiles fueron condenados al hambre. No obstante, la extensión del algodón y el trigo costó tiempo, y vino acompañada de problemas y altercados entre cultivadores y prestamistas de dinero. En la región del río Narmanda, en el centro de la India, el cultivo prosperó, los británicos quisieron aprovechar las circunstancias para subir los impuestos, pero la competencia de otras regiones exportadoras arruinaron a los campesinos, endeudados con los prestamistas. Hacia 1905 Narmanda dependía de las importaciones de alimentos.
La producción agrícola aumentó poco a poco en la India a lo largo del siglo, a pesar de los contratiempos climáticos y los conflictos generados por la codicia de los grandes señores y los administradores británicos. Se registraron numerosas hambrunas. Los británicos impusieron un sistema de trabajos públicos para asistir a los afectados por las catástrofes naturales. Se construyeron sistemas de irrigación. Hacia el final del siglo, un sexto de la tierra cultivable india recibía agua. La administración británica también acabó dedicando esfuerzos a la mejora de los cultivos, algo que se advirtió bien en el siglo XX. Un problema que los ingleses fueron incapaces de resolver fue el de los prestamistas, que terminaba sometiendo a multitud de campesinos a una práctica esclavitud.

Ilustración tomada de la página "Tesoros del Ayer".

Ilustración tomada de la página “Tesoros del Ayer”.

China

China era en el siglo XIX una paradoja agrícola. Era la mayor sociedad agraria del planeta, con propiedad privada de la tierra y años de excelentes cosechas. Y a la vez, era vulnerable a tremendas catástrofes climáticas, sequías e inundaciones monzónicas. Si la intervención del gobierno no era acertada (lo fue durante el siglo XVIII, bajo la dinastía Qing) , se producían grandes motines y revueltas campesinas. En 1796 se registró una rebelión organizada por la sociedad secreta “Loto Blanco”, que fue apoyada por las masas campesinas. Al gobierno le costó ocho años sofocarla, pero quedó como símbolo utópico-religioso de los campesinos contra el poder.
Dos regiones agrarias tenía China hacia 1800: el norte, con agricultura de subsistencia y propiedad privada de las tierras; y el sur, donde se cultivaban cosechas rentables (cash crops) y tierra en renta.
La mayoría de los bosques chinos se habían reducido a casi nada hacia el año 1800. La erosión y la desecación se hicieron comunes. A esto se añadió unos años de inundaciones del río Amarillo entre finales de 1830 y 1855. El curso del río cambió a lo largo de centenares de kilómetros, y las inundaciones costaron la vida a cientos de miles de personas.
Innumerables pequeños agricultores descubrieron que cultivar algodón y morera (para los gusanos de seda) les daba más oportunidades que los cultivos de subsistencia de arroz. Los graneros gubernamentales se vaciaron y no pudieron servir de socorro en las hambrunas. En algunos casos, los administradores de los graneros se dedicaban a especular con lo que había almacenado. La consecuencia fueron sublevaciones y represiones. La rebelión mayor fue la Taiping, entre 1850 y 1864, en el sur de China. Tuvo éxito gracias a sus proclamas igualitarias, y a que se dirigía desde una organización secreta apoyada por misioneros cristianos. No obstante su programa igualitario no fue aplicado al pie de la letra, y los campesinos se desilusionaron, entregándose a otra sublevación en China Central, la Nien.
Dice Tauber que ninguno de los dos movimientos consiguió establecer una forma más justa de distribución, y que arruinó los sistemas de ayudas agrarias del gobierno Qing. Esto facilitó la entrada de potencias occidentales en China. Las hambrunas causadas por el fenómeno climatológico del Niño entre 1876-78 y 1899-1900 devastaron China, que entro en el nuevo siglo debilitada y en manos de potencias coloniales. (En relación con el Niño, véase esta noticia publicada por el New York Times, donde se analizan sus desventajas, pero también sus ventajas, que daña mucho en Suramérica, y es aprovechado en Norteamérica y en Europa, si bien provoca sequías e inundaciones catastróficas)

Un campo cultivado en Yemen. Tomado de la página http://www.datuopinion.com/reino-de-yemen

Un campo cultivado en Yemen. Tomado de la página http://www.datuopinion.com/reino-de-yemen

Oriente Medio

Egipto era el país con mayor población agraria de la zona. Era provincia del Imperio Turco, dominada por señores llamados mamelucos. Exportaba grano, que fue muy útil a los revolucionarios franceses durante los peores años de finales del siglo XVIII. Hacia 1811, un virrey otomano se empeño en occidentalizar Egipto, y quiso diezmar a los mamelucos. Para pagar las importaciones de occidente, introdujo un sistema de trabajo obligatorio para el cultivo de algodón entre los granjeros. La producción de esta matera prima se incrementó. Los campesinos aguantaron las presiones gubernamentales y las malas cosechas y hambrunas, hasta que a finales de la década de 1870 se sublevaron, derrocando a sus gobernantes, lo que aprovecharon los británicos para ocupar el país y convertirlo en protectorado.
Durante el dominio inglés se produjo un sistema de plantaciones algodoneras, en el que a los campesinos se les entregaba en usufructo una pequeña parcela de tierra para su supervivencia. Se les concedían préstamos que en su mayoría no podían devolver, de modo que al final trabajan el algodón a cambio de nada, igual que si fueran esclavos sureños en los Estados Unidos.

Latinoamérica

Las economías iberoamericanas tras la independencia continuaron siendo agrarias, con la tierra en manos de grandes terratenientes, si bien sobrevivieron pequeños campesinos.
El caso de México se basaba en la ideología liberal que favorecía la propiedad privada. Las leyes en este sentido no fueron del todo eficaces, por la resistencia de la Iglesia a la desamortización de sus tierras, de los agricultores conservadores, y por la debilidad del gobierno para imponer la ley. En 1856-59 el gobierno de Benito Juárez de enfrentó con resolución a la Iglesia. Esto dio lugar a la resistencia conservadora y a la llamada Guerra de La Reforma, entre 1858 y 1860. La ley afectaba también a las tierras comunales o ejidos. Al no poseer los campesino ningún documento de propiedad, las tierras expropiadas terminaron en manos de especuladores, que expulsaron a los campesinos; algunos de los grandes propietarios eran hombres de negocios gringos. Las rebeliones se multiplicaron.
Muchos campesinos trabajaban como peones en haciendas, una institución colonial. Los dueños de la tierra les daban en préstamo una parcela y dinero para que la cultivaran. Esto ocurría sobre todo en el norte.
En el sur, en la península de Yucatán el cultivo más rentable era el de henequén, un ágave con fibras largas que demandaban los rancheros gringos y también la industria. Los terratenientes utilizaron la ley de liberalización de la tierra para convertir a los agricultores de la zona en peones sin tierra. Los conflictos armados de los indígenas con los propietarios, la mayoría de origen europeo, duraron medio siglo. También en las plantaciones de caña de Morelos la servidumbre tenía características de esclavitud, con unas 750.000 personas en estas condiciones-
En el resto del continente, las condiciones del trabajo agrícola fueron semejantes. Los terratenientes utilizaron su poder político para orientar sus países hacia la exportación, de modo que introdujeron un sistema llamado neocolonialismo. La riqueza de los grandes propietarios se sostenía en la pobreza de una mano de obra servil, aunque sus métodos de producción fueran modernos.

Fotografía tomada de "El País"

Fotografía tomada de “El País”

Ciencia y comercialización de la agricultura

“Al tiempo que los sistemas agrarios clausuraban su alianza con la fuerza de trabajo servil a lo largo del siglo XIX”, sostiene Tauger, “los científicos agrarios completaban el primer conocimiento sistemático de los procesos químicos y biológicos de la producción agrícola”.

El edafólogo Carl Sprengel mostró en 1828 que las plantas necesitan determinados compuestos químicos, y que si no los tienen crecen mal o dejan de crecer. Justus von Liebig escribió el primer libro de texto sobre el tema en 1840, hoy un clásico: “Química orgánica y su aplicación a la agricultura y a la fisiología”. Otra figura fue el monje austriaco Gregor Mendel, fundador de la genética moderna.
El nitrógeno pronto se convirtió en el fertilizante más buscado por los agricultores de todo el mundo. En 1800, el naturalista Alexander Humbolt descubrió que los agricultores peruanos usaban excrementos secos de aves, llamados guano, para incrementar sus cosechas. Pronto se confirmó el hecho en Europa.
El gobierno británico tomó posesión de las islas Chincha, donde se registraba el fenómeno del guano, e importó a chinos que trabajaron en condiciones de esclavitud, con una serie de enfermedades derivadas del tratamiento del guano. Cuando las “minas” se agotaron en 1870, habían extraído de ellas 13 millones de toneladas.
El Congreso de los Estados Unidos aprobó la Ley de las Islas del Guano en 1856, y para 1900 ya habían ocupado 91 islas, y llevado a la muerte o a la invalidez a miles de trabajadores esclavizados que, en ocasiones, se sublevaban.
Marx primero y luego Lenin denunciaron “la agricultura capitalista” que distanciaba el campo de la ciudad y arruinaba la tierra.
Los ganaderos intentaban mejorar las razas y lo conseguían, y los expertos agrícolas desarrollaban variedades nuevas de plantas. Algunas de estas variedades se experimentaban en diferentes suelos de diferentes regiones del planeta, en un segundo acto de lo ocurrido tras el descubrimiento de las Américas. Ciertas consecuencias inesperadas nublaron el proyecto. En 1880 se descubrió que un insecto llamado phylloxera, llegado de los Estados Unidos, estaba arruinando los viñedos franceses. Esto les llevó a importar viñas sanas de California, resistentes al parásito, y consiguieron que arraigaran en Europa.

La industrialización de la agricultura. Ilustración tomada de la página http://desarrollosustentable2011.blogspot.com.es/2011/02/impacto-de-la-agricultura-y-la.html

La industrialización de la agricultura. Ilustración tomada de la página http://desarrollosustentable2011.blogspot.com.es/2011/02/impacto-de-la-agricultura-y-la.html

Otro caso fue el de los hongos que destruían los tallos de los cereales, que arrasaron una cosecha tras otra en las Grandes Llanuras de los Estados Unidos. La solución la aportaron importaciones de variedades de cereales de las estepas rusa y asiática, que resistían el frío, el calor, la sequía y los hongos. Esto se consiguió gracias al tesón de agricultores mennonitas y del Servicio de Desarrollo Agrícola de los Estados Unidos (USDA). Un hecho derivado del asunto fue que estos cereales no servían para harina de pan, sino para pasta, cuyo consumo se extendió por Norteamérica y Europa.
La producción agrícola sufrió otra transformación en su expansión mercantil por todo el planeta. Hasta el siglo XIX, los productores agrícolas vendían su cosecha a pequeños intermediarios casi siempre locales. Ya entonces su papel era odiado por los campesinos, que recibían bajos precios, y por los consumidores de las ciudades, que tenían que pagar muy caro el producto. Los gobiernos intervenían contra los intermediarios cuando había riesgo de motín.
Entonces salió Adam Smith en su “La riqueza de las naciones” diciendo que los precios altos del grano eran útiles para racionarlo en tiempo de escasez. Los gobernantes se cogieron como un clavo ardiendo a la teoría y se la repetían a los pobres hambrientos que reclamaban bajos precios. Los defensores de los menesterosos, como William Cobbett, aseguraron que “la economía moral requería precios que los pobres pudieran permitirse pagar”.
En el proceso, surgieron grandes empresas encargadas de la compra y distribución de grano por todo el mundo, que todavía dominan el panorama mercantil.
Se dividen, dice Tauger, en dos grupos: los procesadores de alimentos y los comerciantes.
Los primeros agronegocios fueron los de Continental, Dreyfus, Bunge y Cargill, que empezaron siendo pequeños distribuidores casi locales, pero con unos ejecutivos sagaces que expandieron por todo el planeta su negocio.
El otro sector fue el de los procesadores industriales de alimentos, algo necesario para garantizar que los intercambios y el comercio internacional funcionara bien. Una de las principales empresas que se consolidó en el negocio de envíos navieros y proceso de los alimentos fue Lever Brothers, que se inició en el negocio del jabón, y que dominaba las exportaciones de aceites africanos. En un breve plazo fue una de las tres grandes compañías de comercio alimentario del mundo.

Conclusiones

La agricultura se libera de los vestigios medievales a lo largo del siglo XIX y adquiere las características de los sectores industriales punteros: producción en masa, mercados mundiales, comercio extensivo y a grandes distancias, y un incremento en la concentración de los negocios comerciales y de procesamiento.
No obstante, la agricultura sigue subordinada a los desastres naturales y al poder dominante en cada momento y lugar, sostiene Tauger.
Los desastres naturales como El Niño y el calentamiento global, que devastan grandes regiones del planeta hacia finales del siglo XIX, son fenómenos crónicos.
Las oscilaciones de los mercados nacionales e internacionales dan lugar a momentos de bonanza y momentos de ruina, que fuerzan a millones de campesinos a convertirse en peones. Estas crisis se traducen en rebeliones agrarias. El poder de los campesinos de los países europeos más desarrollados disminuye. Incluso allí donde los campesinos se imponen con la fuerza de los votos, sus intereses quedan en manos de grupos políticos más fuertes, y el tema agrario es uno más de los que manejan los gobiernos.
Esto crea el escenario de nuevos conflictos y reformas político-económicas. La opinión pública interviene criticando a los dirigentes políticos por las hambrunas, y exigiendo reformas que se traducirán en hechos inesperados.
La evolución del mundo agrario en el siglo XIX muestra la fortaleza del asunto en la economía global. A pesar de que la industria pronto sobrepasó en importancia a la agricultura en Gran Bretaña y otros países industrializados, la agricultura continuó siendo la base de la vida social. Los políticos británicos, por ejemplo, a pesar de ser su país “el taller industrial del mundo entero”, se esforzaron con el libre comercio en crear las condiciones de que Gran Bretaña pudiera alimentarse gracias a los transportes marítimos y a su marina de guerra.

Enlace a Índice

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.