CARGANDO

Escribir para buscar

Prisma informativo

Periodismo: un territorio darwinista

Compartir

Montserrat Català, Sandra Martorell, Verónica Ibáñez . Las dos primeras todavía no han cumplido los 30, la última está en ello. Son Licenciadas en Comunicación y/o en alguna de las frondosas ramas de esta chocante titulación a la que se han apuntado miles de ingenuos en la última década. Hasta hace un año trabajaban como redactoras becarias (subrayo la paradoja, trabajaban pero eran aprendizas, lo primero es cierto, lo segundo es una falsedad, es decir, un abuso laboral) en la redacción de Fin de Semana de Canal 9 TVV. Anteriormente habían adquirido experiencia y también trabajado en diversos medios, productoras, por su cuenta… Las tres poseen otros títulos, han hecho o están haciendo máster, doctorado, cursos de capacitación profesional, CAP (Certificado de Actitud Pedagógica). Han pasado media vida formándose y trabajando. Y ahora, en la bisagra de los 30 años, cuando la aplastante mayoría de los occidentales de esa edad lleva al menos un quinquenio cotizando para su jubilación, Montse, Sandra y Vero no suman entre las tres ni seis años cotizados.

Montse, Sandra y Vero son la punta del iceberg, una pequeña muestra del estado de cosas entre la juventud española, capacitada, ociosa por obligación, y en busca desesperada de un futuro que alguien les ha robado. ¿Quién? Eso debe contestarlo el gobierno, los gobiernos.

No sigo, porque me estoy poniendo de muy mala leche. Que hablen ellas. (La transcripción se ha hecho de una conversación en valenciano.)

Una entrevista de Fernando Bellón

Sandra. Mira.

Después de Canal 9, me encontré en un punto de inflexión maravilloso, una de las cosas mejores que me han pasado, que me abrió lo ojos y me permitió ver que había vida más allá. Me fui a Francia a hacer una residencia artística, y tuve mucho tiempo para reflexionar, sobre el arte y también sobre la vida. Mi cometido era hacer un proyecto artístico. Aproveché para realizar una serie de obras que me permitieron a su vez conocer la ciudad… eso te deja mucho tiempo para pasear y también para reflexionar. Se trataba de proyectos fotográficos.Estudié fotografía artística en Barcelona, algo de lo que he trabajado durante tiempo y que he intentado compaginar con el periodismo.Así que tras la residencia en Francia, pensé que era un buen momento para hacerme autónoma y dedicarme a ello. A parte de los estudios de fotografía artística soy licenciada en Comunicación Audiovisual, tengo un máster de Bellas Artes y un doctorado en proceso.

Vero. París pesa mucho… (Algarabía festiva entre las entrevistadas) Soy licenciada en Comunicación Audiovisual y después en Periodismo. Yo siempre he pensado que había vida después de la tele. Pero antes de la tele me había dedicado muchos años al audiovisual en productoras como redactora-guionista, y haciendo diversos programas. La tele [Canal 9] era una opción que nunca había contemplado. Fue una experiencia muy buena, pero siempre he pensado que habría un después. Porque en esta época… Yo soy de las que pensaban que después de la tele no iría a encontrar nada [en los medios]. Y así ha sido. Porque me he cansado de preguntar aquí y allá, enterarme de programas nuevos, de enviar currículum, Info Job, Linkedin, bueno… Me apunté a todas las redes sociales.. Y nada.

Al final pensé, bueno tienes que cambiar radicalmente el chip y abrirte nuevas expectativas, a pesar de que siempre me había dedicado al periodismo y no tenía otra salida. Bueno, sí, afición a la peluquería, porque mi madre es peluquera [propietaria de una peluquería], y siempre, en lugar de ser camarera o de trabajar en una tienda, cuando necesitaba dinero ayudaba a mi madre. Así que pensé, tienes el paro, puedes dedicarte a dedicarte a hacer otra cosa, y así hice un curso de peluquería, salieron oposiciones a profesor técnico de Formación Profesional grado Medio o Superior, pensé, es un buen momento para estudiar, no tengo trabajo, estoy en casa, tengo mucho tiempo… Jornadas de 12 horas estudiando, he aprobado las oposiciones, y a partir de ahí ya veremos.

Montse. Es muy importante reseñar que nosotras nos fuimos [de Canal 9] en un punto de éxtasis absoluto y de alegría. No salimos en medio de la depresión… [El 5 de junio de 2013 Perinquiets publicó un artículo sobre la catártica despedida de los becarios]

Sandra. Es importante también porque nosotras entramos con una gran ilusión y salimos con la misma ilusión.

Renuncia a derechos para seguir trabajando

Montse. Sí. Y apoyados por los compañeros [que se quedaban, por poco tiempo]. Salíamos entre algodones. Fue algo épico, catártico. Yo también tenía ilusión de poder vivir de este oficio. Pero ni aquí ni en el resto de comunidades autónomas he encontrado ninguna oportunidad. Por tanto, tenía que buscar una salida, porque yo no tenía paro porque tuve que firmar una baja voluntaria…

Fernando. A ver, explica un poco eso de la baja voluntaria.

Montse. Sí, para pasar de un contrato al otro en la televisión [para continuar dentro] me encontré en un solapamiento de contratos. Acababa el contrato de prácticas un 30 de junio, pero el día uno empezaba la beca de dos años. Este era el solapamiento. Así que renuncié voluntariamente para empezar con la beca. Eso significaba que al acabar la beca no podía solicitar el paro, porque había renunciado voluntariamente a trabajar.

Así que me encontraba en una situación de tengo que hacer algo. Siempre he estado en la radio [trabajando sin cobrar], compaginándola con la televisión, un programa dedicado a las Fallas en Punto Radio, hasta que cerró en marzo pasado, en plena semana fallera… La cuestión es que yo acabo la televisión y continúo en mi radio, donde llevaba siete años. A la vez, mientras estaba en la televisión, había hecho un curso de emprendedores, una cosa que siempre me ha gustado. Llevaba un año gestándose la idea. Y empezó a hacerse realidad montar una empresa de e-commerce sobre el mundo de las fallas. Durante este año he sido emprendedora, he acabado otra etapa de mi vida en la radio, que también ha cerrado. Y como la situación de los emprendedores no es nada fácil, he de compaginar mi pasión emprendedora con alguna otra cosa. Y empecé a trabajar de vendedora en unos almacenes. Y así es como estoy ahora, vendedora y emprendedora.

Sabíamos que se iba a pique cuando estábamos estudiando

Sandra. Una cosa que a veces hemos comentado es que todo depende de cómo te lo plantees. Cuando hacíamos la carrera sabíamos que este mundillo no iba bien, pero teníamos (y aún tenemos) vocación, así que decidimos seguir adelante siempre siendo conscientes de que podíamos acabar trabajando de otra cosa pero si podíamos alargar esto hasta los 30 mejor que si nos rendíamos a los 25, si era a los 40 mejor que a los 30. Bueno, ahora estamos en un impasse, pero también hacemos otras cosas que nos gustan. Se trata de eso, ¿no?

Fernando. [a Sandra] ¿En qué te has ocupado desde tu regreso de París?

Sandra. Siempre tengo varias vías abiertas. Por un lado, como decía, mi trabajo como fotógrafa. Me gusta, trabajo con gente, tengo un margen creativo bastante amplio y todo eso me hace levantarme cada día con una sonrisa. Por otro lado estoy haciendo la tesis [doctoral] en Comunicación. Y por último, como sigo tenendo el gusanillo del periodismo estoy haciendo pequeñas cápsulas documentales que nacen de las historias de la gente de la calle. Al final dices, bueno ¿qué es el periodismo? ¿El periodismo implica únicamente estar ligado a un medio de comunicación o también se puede hacer por libre? A veces y en según qué modo es más periodismo lo siguiente, no olvidemos que hoy por hoy muchos medios se dedican a copiar y pegar notas de prensa sin contrastar y sin salir a la calle.

Fernando. [a Vero] De las tres que estáis aquí, tú eras la reportera de “la actualidad”, la que solía ser enviada por los editores del informativo a cubrir directos. [Montse y Sandra eran reporteras de temas menos inmediatos, aunque también realizaron directos] Una “becaria” que hacía las cosas tan bien o mejor que cualquier otro redactor o redactora contratado o contratada. Si hubieras seguido, podrías haberte convertido en la “cara insustituible” del fin de semana de Canal 9. ¿Cómo te sientes ahora, sin ese toque de adrenalina fin de semana?

Periodistas, productoras y operadoras todo terreno

Vero. Sí, lo echo en falta. Porque desde que salí de la tele no me he dedicado a nada relacionado con el periodismo. De tanto en tanto escribo algún artículo en una revista digital para quitarte el mono. O, en mi caso, mi pareja es un autónomo del audiovisual, tiene mucha faena y le ayudo a montar videos, o le acompaño a hacer alguna grabación, porque me apetece. No he perdido el contacto, sobre todo la edición de videos, lo hago en casa.

Sandra. Es que somos todo terreno. Ninguna de nosotras ha sido sólo periodista. Hemos sido montadoras, técnicas de sonido, productoras.

Montse. Yo he estado en producción antes de actuar como periodista. La primera faena que hice en Canal 9 era de Realización, como regidora y como auxiliar de realización también. Luego fui periodista en un programa de comarcas, luego en el Canal 24 Hores, y después periodista en la redacción Cap de Setmana.

Vero. Yo empecé en Canal 9 con una beca de prácticas de universidad de tres meses en realización, en el departamento de Promos. Y luego, claro, en mis prácticas de dos años remuneradas, hice de técnico, operadora de equipo en cabinas de edición unos meses; luego nos cambiaron a todos por las rotaciones, y acabé en Continuidad [control de la emision en directo] el resto de las prácticas. Y luego ya enlacé cuatro años de becas, de esas que no cotizabas, como periodista.

Sandra. En mi caso estuve al principio de periodista en la radio, y quise probar otras cosas por si el periodismo no era lo que quería hacer. Estuve con una beca de realización en TVE de Barcelona, de técnica de sonido y de cámara en la Generalitat de Cataluña, y en algunas televisiones locales. También he trabajado de montadora. En la Conselleria d’Economia i Hisenda de la Generalitat Valenciana estuve de cámara y de fotógrafa… Luego volví a los orígenes, al periodismo. Pero éramos todo terreno. De eso se trata hoy en día.

Vero. De hecho, nosotros éramos de las periodistas que montábamos las noticias en la tele, porque habia periodistas que no montaban nada [el que firma esta entrevista], nosotras lo hacíamos todo.

Sandra. Yo, no. Si había una gran urgencia, bien, pero creo que es importante respetar el trabajo de los compañeros porque al final eso repercute en los puestos de trabajo.

Los medios en España hoy: muchos profesionales, muy preparados y poca oferta

Fernando. [A Montse] ¿Tú como ves, por un lado tu futuro y por otro el de los medios de comunicación?

Montse. Yo todavía tengo una lucecita encendida allí en el fondo, la confianza de volver a trabajar en medios de comunicación. Bien la radio, que me encanta, o bien en la televisión que me vuelve loca. Pero ahora lo veo difícil, porque, ¿cual es la situación de los medios hoy? Veo que hay mucha gente, muy preparada, muy poca oferta. Y hablo del país entero, no sólo aquí. Aquí quizá la situación es todavía más triste. No sé responderte. Yo no he perdido todavía la esperanza. Y mira que hay compañeros míos de facultad que hace años han dicho, hasta aquí hemos llegado, yo tengo que comer todos los días, y tengo que trabajar de lo que sea. Muchos se han hecho maestros, por ejemplo. Yo hice el CAP nada más acabar la carrera, porque la docencia era una salida. Pero todavía me resisto a tirar la toalla. Y mira que ahora estoy trabajando de dependienta, pero… Igual me equivoco, pero a mí me gusta la tele, me gusta un programa en directo, cuando va todo el mundo loco, es que me encanta esa vida, y cuanto más problemas, mejor. Soy un poco masoca. Y probar otros formatos, entretenimiento, no sé…

Vero. Yo quiero ver un futuro optimista en el audiovisual. Porque si te gusta… y piensas que no, malo.

Sandra. Lo que hemos conocido [el sector audiovisual y la sociedad en general], está viviendo un gran cambio que difícilmente tendrá marcha atrás.

Montse. Se ha ido todo por el aire ya.

 La crisis lo ha cambiado todo, hay que adaptarse pero no incondicionalmente

Sandra. Hablamos de los medios de comunicación, de la institución familiar, de la tele… Esta crisis lo ha cambiado todo. Nada será como antes. Y tenemos que ser conscientes ya de que todo cambiará y adaptarnos. Es darwinismo puro.

Vero. Pero no nos importa que no sea como antes. Es eso, cambiar, adaptarnos, y trabajar. Claro, trabajar en la tele sería mi sueño, pero…

Fernando. Pero parece que eso de trabajar a sueldo en un gran medio se ha quedado restringido a un número bajo de personas. Bien enchufadas, bien afortunadas, o lo que sea… ¿Os parece que esto sea así?

Vero. A ver. Igual estoy equivocada. No sé cuándo. Pero la tele [Canal 9] encargará faena a las productoras, ¿no?

Sandra. Pero, ¿a qué precio?

Vero. Ya, pero estamos acostumbradas a trabajar.

Sandra. No. Pero no tenemos que acostumbrarnos a eso. En uno de mis trabajos en los medios me llamaron para que investigara una historia de unos robos o no recuerdo qué historia en la que estaba implicada la mafia rusa. ¿Sabes a cuánto se cobraba la pieza? 12 euros. Verte las caras con la mafia rusa por 12 euros… no, gracias. Nos tenemos que buscar la faena por otros sitios. Está claro que esto no es futuro para un periodista.

Fernando. Ni para el periodismo.

Sandra. Claro. Además, cada vez el periodismo está perdiendo prestigio, está en crisis también.

Montse. Eso es el pez que se muerde la cola. Como cada año sale tanta gente que quiere trabajar, como somos una masa de periodistas y técnicos, hablo del audiovisual, con tantas ganas de trabajar, si dices que no a la mafia rusa, tranquila que aparecerán tres o cuatro detrás que dirán yo por doce euros lo hago. Perdemos todos.

Fernando. La pregunta es por 12 euros, ¿harán algo digno, válido, con contenido informativo? ¿Nos enteraremos de las maniobras de la mafia rusa por 12 euros?

Sandra.Obviamente no, al menos como merecemos enterarnos. Esto desde el puno de vista como ciudadana. Y como periodista, si nos creemos la profesión tampoco tendríamos que tolerarlo.

Los medios: un sistema peor que feudal

Fernando. Yo he llegado a la conclusión de que el periodismo de hoy se parecen al sistema feudal. Hay un príncipe, un rey, el Poder, digamos, al que los grandes señores rinden pleitesía, es decir, los directores de medios, grandes y medianos, incluso pequeños. Luego están los caballeros, el staff directivo, y al final, las mesnadas de guerreros que se baten el cobre, los periodistas, algunos mejor pagados que otros, pero la mayoría, muy mal. ¿Qué os parece esta idea?

Sandra.Es mucho peor que el feudalismo. Porque en el sistema feudal, a el señor te protegía, y tú a cambio le cultivabas la tierra. Pero aquí se trata de que te pagan poco o no te pagan, y encima estás a su servicio, diciendo lo que ellos quieren que digas, bajo tu responsabilidad.

 Montse. Le pagan poco a quien le pagan poco, porque hay gente que está muy bien pagada.

Fernando. ¿Los capos?

Montse. No los capos, no. Nosotros porque éramos becarias. Pero los periodistas [contratados] estaban bien pagados.

Fernando. No, yo estoy hablando del panorama, la perversión del periodismo.

Montse. En una televisión nacional, ¿están los periodista mal pagados?

Fernando. Hasta ahora parece que no. Pero la cosa se está acabando Yo era de los que tenían un buen sueldo en Canal 9. Pero hace cinco o seis años vi que algo raro estaba pasando, que a mí me pagan el doble que a un becario por hacer lo mismo, y que incluso el becario lo hacía con mayor entusiasmo. Entonces me dije, esto no puede durar.

Montse. Yo creo que las televisiones nacionales no están pagando mal a quienes están trabajando.

Sandra. Pero no están cobrando 2000 euros.

Vero. Hoy en día, ¿quién cobra 2000 euros?

Fernando. Lo que yo no sé es si los que cobran bien son la mayoría de los redactores. Yo creo que es una minoría.

Montse. Yo no conozco las relaciones laborales de cada uno en las redacciones. Pero…

Sandra. Hay mucha gente que está trabajando en negro para grandes empresas.

Vero. En el periodismo y cualquier otro sector.

Una profesión vocacional

Sandra. Lo que pasa es que el periodismo es una profesión muy vocacional, y se aprovechan de eso.

Montse. Las enfermeras y los médicos también son profesiones vocacionales.

Vero. De todas manera, una cosa es haber trabajado en la tele toda la vida, mucha gente tenía un suelo muy bueno, excepto los becarios… Y otra cosa es haber estudiado una carrera, haber trabajado en veinte mil productoras cobrando seiscientos euros o cien mil pesetas. Yo empecé obrando muy poco. Y llegas a la tele, y que te paguen mil euros por una beca… pues me parece perfecto. Puede que sea triste, pero…

Fernando. Yo no sé el porcentaje de cada plantilla de los grandes medios que cobra poco y el que cobra decentemente. Pero por lo que estamos viendo en los eres de tantos medios, hoy debe ser una minoría de privilegiados.

Sandra. Viendo las ofertas de trabajo o mejor dicho, las posibilidades que he ido descubriendo desde que salí de Canal 9, preferí seguir el camino que he tomado. Te vas por ejemplo a Madrid a trabajar y, ¿hasta qué punto te sale a cuenta? A menudo retrocedes. Vas a un piso compartido, cobrarás muy poco, y cuando digo muy poco, es que a los propios medios les da vergüenza decírtelo, es un suelo de becario, trabajarás mil horas, vivirás para ellos. Así que tienes que valorar.

Vero. Si trabajas para productoras que hacen faena para una televisión, ni Madrid ni Barcelona. Yo tengo una buena amiga que está en Madrid en un piso compartido, y trabaja para una productora que hace un programa para La 2, y sus padres le tienen que enviar dinero todas las semanas, todos los meses, con 32 años.

Fernando. La entrevista se está poniendo negra. ¿Se os ocurre algo positivo?

La práctica del periodismo no está ligada a un contrato

Sandra. Se trata de vivir al día, adaptarnos a lo que venga según este darwinismo profesional, y asumir que todo ha cambiado. Ver la realidad es algo positivo en sí mismo.

Vero. Sí. Pienso como Sandra. No creo que las cosas estén así toda la vida. El proyecto en el que estoy ahora me permite levantarme por las mañanas con una sonrisa. De momento puedo pagar la hipoteca y los gastos que tenga y ójala mañana abran una tele y empiecen a contratar a gente, volveríamos todos allí o no, en fin… Es vivir el día a día. No puedes agobiarte por estar en una tienda o por estar de peluquera o lo que sea. Eso, al menos me permite ser feliz y… ¿que vas a hacer?

Sandra. Pongamos de ejemplo a una amiga. Tabajaba en una gran cadena en la que estaba sometida a mucha presión. Era un trabajo vocacional pero a menudo llegaba a casa llorando. Finalmente opositó y se sacó una plaza como profesora. No es el trabajo con el que había soñado pero le gusta y ya no llora cuando acaba la jornada. Has de escoger: puedes tener una profesión que te permita vivir sin padecer y dedicar el tiempo libre a lo que quieras, bien sea a escribir, a leer o al periodismo, porque la condición de periodista no es un sueldo es una actitud, una forma de vida.

Vero. Yo me planteo un futuro así. Trabajar, espero, de profesora, que es mi objetivo en estos momentos, y en mi tiempo libre, por supuesto, no desconectar nunca del periodismo.

Montse. A mí me gustaría seguir trabajando de periodista, y no en mi tiempo libre, seguir vinculada al sector. Yo no he perdido mi vocación de comunicadora, de periodista, aunque ahora no esté vinculada. Son tantos años dedicados. En Canal 9 me parecía una situación más estable. Yo venía de la tele local de una radio que se hacía en un matadero…

Sandra. Hoy, el periodismo de guerra no está en los países en conflicto. El periodismo de guerra está en el día a día.

Montse. .. en el matadero de Godella. Y de allí pasé a la radio de Burjassot, y después a una televisión local. Así que llegar a Canal 9 era decir, un horario, saber cuándo entras y cuándo sales. Pensar un proyecto de televisión y verlo luego plasmado. Eso era muy grande, impensable en una tele local, que siempre iba tranqueando.

Sandra.Depende. Hay gente en televisiones locales que están creando formatos (a pesar de los pocos recursos con los que cuentan), proponen cosas nuevas, tienen cierta libertad creativa.

 Montse. Sí, claro. Pero ahí has de conformarte. Tú, en Canal 9, tenías unos profesionales de cámaras que eran demasiado, un realizador que tú le decías vamos a hacer eso y se podía hacer… Profesionales buenísimos que podía haber en la televisión local, pero que llegados a un punto, las limitaciones económicas y tecnológicas, no pueden obtener más calidad. En Canal 9 lo teníamos todo, medios humanos, técnicos, económicos… Y llegar ahí de donde tú venías era un nuevo mundo. Imagino que los primeros que entraron con oposición en la tele, cuando empezaron a hacer ese periodismo estarían encantados. Y a nosotras, hace seis años, nos pasó lo mismo, las cosas todavía funcionaban, de aquella manera, pero funcionaban. Hemos vivido esa decadencia hasta llegar al estallido absoluto que es donde estamos.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.