CARGANDO

Escribir para buscar

Prisma informativo

Gretchen Keelty, pintora: “Las hojas caídas son regalos dorados”

Compartir

Gretchen Keelty es de una localidad australiana llamada Sunshine Coast, al norte de Brisbane. Un lugar muy tranquilo del estado de Queensland, donde se practica la agricultura tropical. En la actualidad realiza un máster en la Escuela de Bellas Artes de la Universidad Politécnica de Valencia. Ha tenido una formación clásica, pero la observación y el amor a la naturaleza le han conducido por unos caminos inexplorados en los que la flora realiza su propio autorretrato, gracias a la técnica litográfica. Se pueden ver los trabajos de Gretchen en Instagram: @gretchenkeeltyartist.

Entrevista y fotos de Gaspar Oliver

En su exposición "Las malas hierbas no son malas", con Clara Nicholls y Miguel Altieri, de la Universidad de maestros de la agroecología,

En su exposición “Las malas hierbas no son malas”, con Clara Nicholls y Miguel Altieri, de la Universidad de Berkley, maestros de la agroecología,

Gretchen Keelty.- Yo estudié artes plásticas en Sydney, y tenía alguna práctica. Hice pintura clásica en la Julian Ashton Art School, y una másterclass en diseño gráfico. Antes había estudiado Biología. En la asignatura de Embriología teníamos que matar un montón de animales para descubrir lo que ya se sabía. Dejé Biología para hacer algo práctico, Empresariales. Pronto me di cuenta de que eso no era para mí. Entonces hice diseño y márquetin en una escuela internacional de negocios. Pero la ilusión de mi vida siempre ha sido ser artista, y me matriculé en pintura clásica en la mejor escuela de Australia. Está en la parte vieja de Sydney, The Rocks, y cuenta con profesores competentes y estrictos.

Los jóvenes australianos que pueden hacerlo suelen dedicar un año de su vida a conocer el mundo.

Gretchen Keelty.- Había estado antes en Godella con un amigo muy próximo, y me fascinó la magia de la Huerta. Hacíamos un viaje por España, y lo que más me gustó fue este rincón. Luego, me invitó a venir aquí para vivir juntos. Pero cuando yo estaba de camino, él hacía una excursión por los Pirineos, tuvo un accidente y se mató. Yo no sabía nada. Cuando llegué pregunté por él y me enteré de la desgracia. Fue trágico.

Una de las litografías sobre las malas hierbas.

Una de las litografías sobre las malas hierbas.

Gretchen tuvo que reorganizar sus expectativas de vida de un modo fulminante.

Gretchen Keelty.- Al conocer la desgracia de mi amigo, tuve que adaptarme a las oportunidades que se me ofrecían aquí. Entonces empecé a conocer a personas relacionadas con la Universidad y con el arte. Hice nuevas amistades, y  me sugirieron hacer aquí mi máster en la Escuela de Bellas Artes de la Universitat Politécnica de València. Me apunté a una serie de técnicas que había practicado en Australia. Es un país tan grande que las universidades no son muy especializadas, y comprobé que aquí tenía todo lo que me gustaba al alcance de la mano. En el máster hago escultura, impresión gráfica, una variedad de técnicas y disciplinas.

Un día, por casualidad, estaba paseando por el campus de la UPV cerca de unos invernaderos. Uno de ellos estaba abierto, y sentí curiosidad por ver lo que había dentro. En Australia yo hacía jardinería y tenía cierta experiencia en permacultura, que se inventó allí. Preparábamos comida para los sin techo y otras personas excluidas. Me dije, “¿Qué crece ahí dentro?” Entré y me encontré con Rafael Laborda. Nos hicimos amigos, y luego descubrí lo importante que es, como profesor y como experto en plagas. Hablamos mucho de permacultura, de plagas y de sistemas ecológicos.

Entonces Rafael Laborda me invitó a las IV Jornadas de Agroecología “Antonio Bello”. Fue maravilloso conocer las ventajas de la biodiversidad. Y encontré que tenía mucho que ver con la temática de mi máster, “Malas hierbas y Hojas Caídas”, algo que es muy importante en la naturaleza y en los cultivos, y que se trata como si fueran elementos nocivos. Yo también he limpiado la maleza y barrido las hojas secas. Mucha gente lo hace pensando que es algo bueno. Pero resulta que estos elementos tienen un papel clave en los ecosistemas. Las hojas, por ejemplo, son nutrientes para el suelo, cuando las recoges y las utilizas como una de las partes del compost.

Entonces se me ocurrió que podía celebrar esa maravilla. Conocí estudios de científicos agrónomos sobre los beneficios de las “malas hierbas”, que son nutritivas para el suelo e incluso medicinales. Me dediqué a ver vídeos en You Tube sobre el asunto. Hay un tipo de café hecho a base de “malas hierbas”.

Gretchen en su taller de litografía.

Gretchen en su taller de litografía. (Foto de la autora)

El futuro a medio plazo de esta artista está todavía por decidir, Australia, España u otro destino.

Gretchen Keelty.- Me gusta estar aquí. Depende de lo que sobrevenga. Quizá tenga la posibilidad de hacer un doctorado. Mi expediente tiene un montón de disciplinas, Empresariales, Bellas Artes, Ciencias, aunque esto último no me atrae. Quizá investigación… No lo sé. A lo mejor me pongo a trabajar.

Y en estos momentos, ¿de qué se mantiene Gretchen?

Gretchen Keelty.- Del dinero que ahorré cuando trabajaba. Estaba empleada cinco días a la semana en Servicios Forenses, y dos días y una noche en estilismo, también trabajaba en una tienda, y dando clases particulares. Pagarlo todo me resulta caro, porque no tengo ninguna beca.

Ha pasado del clasicismo a la experimentación

Gretchen Keelty.- Antes era una pintora y dibujante más clásica. Luego experimenté con el reciclaje de  objetos. Por ejemplo, trozos de un piano para hacer esculturas. Mis clases de máster en diseño gráfico era mas para renovar mis técnicas, pero trabajo en un estilo propio, con aspectos muy prácticos, y con materiales reciclados.

La temática de la exposición en las Jornada Agroecológicas es una especie de autorretratos de las hojas y de las malas hierbas. Mi única intervención ha sido el color y las transparencias. Uso una plancha diferente cada vez. Siete planchas para hacer una litografía. Cada vez entinto la plancha y la imprimo. Se seca en uno o dos días, según el tiempo y el tipo de papel. Es curioso cómo la meteorología influye en la realización del trabajo. En ocasiones el proceso es rápido, en otras, dura mucho. Luego estudio las planchas y decido que otras hojas o hierbas o colores superpongo, en qué dirección… Y sigo montando la plancha final. Imprimo mucho con tintas transparentes.

Con el papel de tono oscuro el proceso es un poco mas poético. Porque usando las tintas transparentes, solo puedes ver si hay una capa o varias. Donde hay otra capa, la tinta  no se absorbe, la siguiente capa queda encima, y por eso es mas visible. Pero, donde no hay más capas (es decir, otras plantas) la impresión no es visible…. Como en un ecosistema: las organismos solo pueden existir donde hay los otros para mantenerse. La mezcla de las plantas en las planchas obedecen a la realidad, porque todo está mezclado, no vivimos en una burbuja. Para mí, esto es lo más poético.

En la huerta de Godella.

En la huerta de Godella.

La poesía de las hojas y el juego

Gretchen Keelty.- Me gusta también este juego con las hojas : las hojas caídas son regalos dorados. Yo las represento en materiales caros, con técnicas muy intensas,  y una inversión  considerable. Pero para mucha gente las hojas muertas son basura. Me pregunto por qué.  Me gusta esta idea para subrayar que tienen valor. ¿Cómo se determina el valor de las cosas? También me gusta la referencia a la fertilidad. Antiguamente las coronas de hojas en muchas culturas eran símbolos de fertilidad. Ahora sabemos que las hojas caídas son muy importante para la fertilidad de la tierra. Me gustan estos vínculos, los transformo en bromas visuales. Por eso bromeo con que mis trabajos son autorretratos florales. Somos como escarabajos de alabastro con mascara de latón y una capa de flores brillantes. Como el escarabajo, somos frágiles por dentro, pero no nos detenemos ni un momento. No nos gusta exponer nuestra vulnerabilidad. Entonces ponemos cara de valientes para continuar luchando por nuestra valores, contra la burocracia, contra los monopolios, por un futuro justo.

Me encantó que me invitaran a exponer en las Jornadas. Porque los que visitaron la exposición eran personas que apreciaban mi trabajo y entendían lo que de verdad significaba. Tenía la posibilidad de mostrar las resultados de la inspiración que había obtenido del trabajo y los talleres de Rafa Laborda y sus compañeros. Es mi primera exposición individual en España. Antes he hecho otras exposiciones en mi país y he realizado diferentes residencias artísticas. Me gustaría mucho continuar mi colaboración con la gente de agroecología, me permite combinar dos pasiones mías: la conservación de la tierra con sistemas sostenibles y el arte.

GretchenresoluciónbajaARTIST STATEMENT: Gretchen Keelty

Instagram:  @gretchenkeeltyartist

Las malas hierbas no son malas

Las hojas caídas son regalos dorados.

Este trabajo está inspirado en el taller “Urban Biodiversity” impartido por el profesor Rafael Laborda del Departamento de Ecosistemas Agroforestales de la UPV.

Con este trabajo artístico quiero cuestionar el manejo de prácticas  medioambientales de las que he sido testigo en mi país, Australia, y aquí en España; particularmente los tratamientos herbicidas  para quitar las malas hierbas y la retirada de hojas secas caídas, principalmente por estética.

Este proyecto trata de presentar las hierbas y las hojas caídas como cosas preciosas y que forman una parte importante de la “Biodiversidad Urbana”. Existen pruebas de que estas plantas son unos elementos beneficiosos y esenciales en la biodiversidad urbana porque juegan roles importantes en el ecosistema.

A través de esta exposición quiero hacer un desafío sobre el concepto que tenemos de lo que es feo y lo que es bonito; de lo que es precioso y lo que es basura. Quiero que estas plantas sean vistas desde una nueva perspectiva. ¿Por qué no pueden ser vistas como cosas bonitas? ¿Por qué no las reconocemos como elementos válidos en nuestro ecosistema en el cual ellas también están presentes? ¿Cuándo seremos capaces de reconocer que las malas hierbas no son malas y las hojas caídas son regalos dorados?

En esta exposición presento una selección de litografías y esculturas que toman como referente, hierbas, hojas caídas, flores, plantas… elementos que la naturaleza nos ofrece en toda su belleza.

Las litografías han sido realizadas manualmente sobre planchas de offset fotosensibles. Se colocaron directamente las hierbas, hojas y plantas recogidas del campo, sobre las planchas, siendo la luz la que dejaba el registro de éstas, como sucede en la naturaleza. ¡Era la luz la que dejaba huella! Realicé un buen número de planchas, imprimiendo las imágenes sobre diferentes papeles, cambiando los colores, superponiendo las imágenes por capas… Me planteé el proceso como una especie de juego en el que la idea de serie y la transformación estaban siempre presentes.

Las esculturas han sido realizadas usando el método “lost wax”. Las piezas originales de cera han sido esculpidas a mano, basándome en formas de hojas caídas, flores y plantas. El resultado son unas piezas fundidas en bronce y latón.

Como artista, en esta exposición quiero evidenciar a través de la litografía y la escultura mi compromiso con la naturaleza, la ecología y la biodiversidad.

Nota sobre “Las malas hierbas no son malas”

Por José Manuel Guillén Ramón, profesor en la Escuela de Bellas Artes de la UPV.

Sinceramente, antes de la propuesta del trabajo de Gretchen no había tomado conciencia de la importancia de lo que consideramos como “malas hierbas” en el equilibrio de la naturaleza. Cada hierba, cada planta, cada animal, tienen su función ese equilibrio natural. En unos momentos en los que nos encontramos con graves problemas medioambientales y de contaminación, cada vez más debemos ser conscientes de mantener la biodiversidad en equilibrio.

El trabajo que presenta Gretchen en esta exposición es fruto de esa reflexión y compromiso ético. Como tutor de su Trabajo Final de Máster en la Facultad de Bellas Artes he de reconocer ha sabido utilizar los medios adecuados. En su trabajo litográfico ha utilizado de forma inteligente los recursos. El registro que han dejado hojas y plantas sobre las planchas, a través de la luz, le han permitido obtener unos resultados magníficos, donde forma y color se complementan en una extensa serie litográfica que a través de la idea de juego y de proceso que conlleva la litografía como medio creativo, nos revela claramente el mensaje que nos quiere transmitir,

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.