CARGANDO

Escribir para buscar

Cultura y comunicación

La preocupación por Josep Renau

Compartir

Una visión atrevida y original sobre “el tema Renau”, hoy en la reducida palestra de los interesados en el arte valenciano y, por extensión, español. Santiago Bayón, historiador y restaurador, advierte que convertir a Renau en un mito es distorsionar su propuesta estética, y propone convertir el llamado Palau de Santàngelo en un taller para la práctica del arte plástico en todas sus variedades, y el depósito del Archivo Renau, hoy en el IVAM. En la fotografía de presentación, Teresa Renau y Marta Hofmann, ambas testigos y receptoras del “testamento” de José Renau. Foto tomada en 2005 en la casa en la que vivió Renau en Berlín hasta su muerte.

Por Santiago Bayón Pellicer, historiador del arte y restaurador.

Actualmente podemos observar una aproximación a la vida y obra de Josep Renau, artista valenciano, autocrítico en su forma e inspirador en su ejecución. El compañero de Manuela Ballester durante los periodos de transición y cambio político-social, vivió dedicado por completo a la ejecución de su obra gráfica, pictórica y urbana, pudiendo fomentar el trabajo en equipo, la amistad y el compañerismo.

Los elementos marcaron la vida de este artista, debiendo trasladarse desde el propio territorio valenciano a Mexico y Alemania. Su obra alberga todos los contrastes de la situación social en la que Josep Renau era participe directo. Creando un imaginario colectivo, muestra de sus inquietudes, el artista de vida cambiante sintetizo y mostró las realidades que no son placenteras y las que podrían haberlo sido.

De ello hacen cuenta artistas como Marta Hoffmann, habiendo trabajado en la realización del mural de Halle en Alemania junto a Renau o actualmente Maria Vega, collagista y activista artística, Eva Vizcarra, documentalista o Paola Uribe con la exposición Gráfica en el exilio: Josep Renau en el periodo mexicano.

Son varios los lugares a los que una persona puede acudir hoy para observar la obra de Josep Renau o conocer más sobre su historia y proximidad a la realidad social que le rodeaba.

Renau con sus alumnos en el jardín de su casa berlinesa, en los años 70. Les enseñaba técnica y les ofrecía libertad.

El Institut Valencia d’Art Modern es el depositario de casi la totalidad de la obra de Renau, incluyendo cartas, apéndices, bocetos y material documental, siendo posible su acceso a través de la aprobación por parte del museo y si fuera necesario, la fundación Josep Renau. Si bien es posible acceder a ella, Josep Renau siempre mantuvo la opinión de ofrecer al pueblo valenciano el acceso a su obra y material documental, pudiendo ser necesaria la digitalización y libre acceso del material solicitado, fomentando así una mirada amiga con el artista, favoreciendo la desaparición de intermediarios. Al mismo tiempo, si el IVAM planteara la compra de la obra de Renau, la preocupación por el arte seria mercantilizada.

La obra del artista valenciano continúa apareciendo en medios de comunicación, produciéndose homenajes y recreaciones, que parten de la originalidad de sus ideas más allá de sus ideales. Sin embargo, hoy seguimos sin ver cambios en el Palau de Santangello, como también apuntaron Maria Vega, Manuel García, critico de arte; desde hace ya siete anos permanece abandonado y sin intervención. Dentro de este mismo palacio existen unos frescos del artista, de su primera etapa. Destinado a ser el baño del palacio, la disposición del mural engloba la estancia, apareciendo motivos mitológicos y de naturaleza.

El palacio constituye un espacio inexplorado, un lugar en el que canalizar la fuerza de la obra de Josep Renau. Para ello es necesaria la colaboración de las instituciones valencianas, representadas en último lugar por el propio ayuntamiento. Contando con el apoyo institucional y material, logrado en los últimos años, es posible restaurar el mural de Josep Renau y restituir el palacio, convirtiéndolo en una probable casa-taller del artista, pudiendo albergar los archivos depositados en el IVAM, además de poder crearse talleres entorno al arte gráfico o el fotomontaje, continuando con el compromiso artístico. Hoy podemos observar como las mujeres implicadas ponen todo de su parte para sumar, siendo posible que alguna de ellas pueda estrechar los lazos entre Mexico, Alemania y Valencia.

Las muy diferentes perspectivas que se perciben de la obra de Renau, son puestas y expuestas en diversos medios de comunicación, son materia viva por la que la gente se interesa y se mantiene cercana, fomentando la colectividad y la unión personal. Asimismo, algunas de las perspectivas presentadas no ahondarían en la problemática conservativa en profundidad, pudiendo representar una imagen idealizada o icónica. Una de las características de Josep Renau fue la seriedad en su forma y arte, propuestas que buscaran una apropiación podrían distorsionar su carácter. No ser reconocido por una sociedad que vive de la imagen y la estética de grandes eventos no supondría un gran problema para alguien que no mostró interés durante su vivencia en esta clase de eventos, cómo podemos leer en las paginas de la biografía realizada por Fernando Bellón, clave para comprender la personalidad del artista.

Partiendo de una base en la que la exposición no es determinante del compromiso social ni político, los actos pueden convertirse en producto, pudiéndose producir una constricción del ideario planteado por Josep Renau. Los minutos de la vida del artista, no fueron fáciles, tuvo que buscar su realidad, tuvo que vivir alejado del mar para ser quien realmente era.

Una realidad la de Josep Renau, que no dejaba indiferente, una elementariedad viva, brillante y compartida. El esfuerzo de la salida, de la liberación, es lo que Josep Renau podría haber estado buscando. Mañana podremos agradecer que siga la tendencia reivindicativa, no obstante, mostrar en exceso el rostro de Renau, quien solo posó de modelo una vez, no representaría más que la mitificación de uno de los seres más humanos, de unos de los periodos más complejos de nuestro tiempo.

Artículo anterior

3 Comentarios

  1. Antonio Marín Segovia 19 diciembre, 2019

    Parece olvidarse el autor del presente texto que transcribimos a continuación, que antes que él se acordase de Renau, ya formulamos (por escrito) la petición que ahora y a destiempo realiza.

    La respuesta a nuestros numerosos escritos e iniciativas fue el más completo y aterrador silencio. Y eso que hicimos participe de nuestra petición escrita al Ayuntamiento de Valencia, a la Dirección General de Cultura y Patrimonio, a la Diputación Provincial de Valencia, al IVAM, al CVC… notificándolo a todos los medios de comunicación y organismos culturales.

    Santiago Bayón Pellicer o no lee o tiene muy mala memoria, pues algunos llevamos con el tema de rescatar el mural del Palacio de Santángel, ubicado en la calle Caballeros, 27 de Valencia algo más de 10 años, tal y como se puede comprobar consultando las hemerotecas y los registros generales de entrada de las instituciones.

    Antonio Marín Segovia

    Responder
  2. Antonio Marín Segovia 19 diciembre, 2019

    Un poco tarde llega la preocupación del Sr. Santiago Bayón Pellicer… demasiado tarde… Y durante todos estos años, ¿qué ha hecho usted para denunciar el abandono del Mural de Renau en el Palacio de Santángel, cuya declaración BRL corresponde al autor del presente comentario, que lleva la friolera de más de 10 años con el asunto? Meras palabras que llegan tarde y que únicamente confirman la abulia y desidia crónica de ciertos expertos, obsesionados en dejar huella para engordar su curriculum y satisfacer su narcisimo.

    Otros preferimos trabajar día a día, aunque no nos reconozcan nuestro trabajo.

    Responder
  3. Antonio Marín Segovia 19 diciembre, 2019

    Que tal como escribía en un conocido diario valenciano el Catedrático de Literatura Hispanoamericana de la Universidad de Alicante, José Carlos Rovira “La creación artística de Renau, surgida en momentos dramáticos del siglo pasado, exigiría una conmemoración oficial que en Valencia no han asumido ni el ayuntamiento de Valencia, ni el IVAM, ni la Generalitat” cuando el año pasado se cumplió el centenario de su nacimiento y el 25 de su fallecimiento.

    Que aquí no vamos a detallar los méritos y el curriculum de Josep Renau, pues entendemos que son de sobra conocidos por los máximos responsables institucionales.

    Que aprovechando las gestiones que realiza Presidencia de la Generalitat Valenciana, a fin de negociar con la propiedad del Palacio de Santángel la salvación y restauración del mural de juventud de Josep Renau, volvemos a reiterar la petición que efectuamos en su día, solicitando que la Generalitat en colaboración con la Diputación y el Ayuntamiento de Valencia adquieran el edificio, y una vez rehabilitado se cree una residencia para jóvenes creadores, a la vez que se destina parte para albergar un espacio museográfico como homenaje al innovador artista valenciano.

    Que el nombre de esa residencia debería llevar el del artista y director general de Bellas Artes Josep Renau y responsable del traslado de una gran parte de los fondos principales del Museo del Prado a las Torres de Serrano de Valencia, para protegerlos de la destrucción del Madrid asediado por el fascismo; o el encargo del Guernica a Picasso para la Exposición Internacional de París en 1937, a fin de subsanar el inexplicable olvido al que ha sido sometido por todas las instituciones en estos años, valorándose la posibilidad de impulsar antes de que concluya el presente año, una gran exposición conmemorativa en diversos espacios museísticos (IVAM, Centro Cultural el Carmen, MuVIM, Atarazanas… contándose con el concurso y colaboración del CONSELL VALENCIÀ DE CULTURA, entidad que desde el primer día ha demostrado un fehaciente respeto y compromiso por salvar los diversos murales de Josep Renau, existentes en el Palacio de Santángel.

    Que mientras se procede a culminar el proceso de incoación de BRL a favor de las pinturas murales existentes en el Palacio de Santángel, se activen los mecanismos administrativos y legales para que en los actos y exposiciones previstos para rendir merecido homenaje a Josep Renau, se invite oficial y formalmente a participar a su colaboradora y discípula, Marta Hofmann, contándose también con la participación de todas aquellas personas que tuvieron relación y vinculación con el artista, como el critico de arte Manuel García, Fernando Bellón, Eliseu Climent…

    Que Valencia tiene una enorme deuda con uno de los mayores innovadores en el diseño gráfico, en el fotomontaje, en el muralismo… siempre fiel a sus valores, a la par que un magistral creador empeñado siempre en compartir sus conocimientos con la juventud, y sacar el arte de los museos para hacerlo comprensible y cercano a todos.

    Antonio Marín Segovia

    Responder

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.