CARGANDO

Escribir para buscar

Cultura y comunicación

CAZADORES DE BORRASCAS Y ANTICICLONES

Compartir
Presentación del libro en la meteotienda de la ciudad de Valencia Altocúmulo.

Presentación del libro en la meteotienda de la ciudad de Valencia Altocúmulo.

Tres meteorólogos de la extinta TVV descubren sus secretos científicos

Reseña y preguntas de Fernando Bellón. Fotos de los autores

No dispareu al meteoròleg, V.R, V.G. y J.C.F. Jordi Maura editor. Benicarló 2015. 

Una leyenda (negra) desacredita la capacidad científica de los españoles y asegura que, inclinados por naturaleza a la improvisación, como mucho artística, apenas han contribuido a la revolución científica. Bullshit!

Esto es una falsedad que algunos compatriotas ignorantes y sin amor propio toman por verdad de fe.

No voy a documentar ahora esta mandanga ideológica, porque de lo que trata este artículo es reseñar un libro que la desmiente: No dispareu al meteoròleg, de Vicent Gómez, doctor en Física e Ingeniero técnico en Informática, Victòria Roselló, doctora en Física y Egiptóloga diplomada y Joan Carles Fortea, licenciado en Física y ex profesor asociado en el departamento de Física de la Tierra y Termodinámica de la Universitat de València.

Son tres de una multitud de valencianos (ergo, españoles) que se han preparado con esfuerzo y dedicación para ganarse la vida con la ciencia y la tecnología. Y que suman, además, el valor añadido de una capacidad nada frecuente para divulgar sus conocimientos.

Pero si es verdad que son miles los científicos españoles que malviven en España o que se han de ganar la vida en el extranjero, también es cierto que una de las asignaturas pendientes en nuestro país (el Valenciano y el peninsular en su conjunto, incluido Portugal) es la divulgación científica. De donde se deduce que el aparente erial científico de nuestro paisaje cultural es un espejismo. Porque si los medios de comunicación , sobre todo los públicos, y las emisoras y editoriales privadas dedicaran esfuerzo y presupuesto a los programas divulgativos, el espejismo se disolvería como un azucarillo.

Conozco a Vicent, a Victòria y a Joan Carles desde hace décadas (las que compartimos en Canal 9) y me ha sorprendido descubrir que la socarronería ribereña (de la Ribera de València) de Vicent, se combina de maravilla con la seriedad científica de Victòria (que le viene de familia) y la circunspección tectónica (técnica e irónica) de Joan Carles.

No Dispareu al Meteoròleg consta de siete capítulos. En ellos se repasan temas de alta densidad científica en un lenguaje accesible. Todo lo que el teleespectador necesita saber de la meteorología para entender sus misterios. Por ejemplo, las fases climáticas de nuestro planeta, que en sus cuatro mil y pico millones de años de antigüedad ha conocido variaciones en verdad espectaculares. Por ejemplo, la paleontología y cómo afectó el clima a los antropopitecos que poblaban (muy dispersamente) el actual territorio valenciano.

La mayoría de los paisajes y de los retratos antropológicos y climatológicos que se describen (con admirable soltura) en No dispareu al meteoròleg se refieren a la Comunidad Valenciana o País Valenciano, según quien lo mencione.

También se hace un resumen de la historia de las observaciones atmosféricas, los primeros «mapas del tiempo», los primeros científicos valencianos que se interesaron sobre el asunto… Y se dan detalles sobre la temperatura, la humedad, la gota fría o Kaltlufttropfen (modernamente DANA, Depresión Aislada en Niveles Altos), las riadas mediterráneas, la teoría del caos, la tecnología astrofísica y la aplicación matemática al «tiempo».

Todo ello está hecho con sencillez pasmosa, para mí la prueba de que estos tres hombre-mujer-hombre de ciencia tienen los pies en el suelo y la cabeza en un cielo despejado de nubes borrascosas e inexcrutables, que traducen en palabras transparentes para el público lego.

No dispareu al meteoròleg está editado en valenciano, pero su éxito ha inducido al editor a preparar su publicación en castellano.

 

800x800En la previsión meteorológica hay que buscar y comparar antes de comprar

Antes que nada, unas precisiones  biográficas.

La respuesta, en cursiva en valenciano, en redonda en castellano

VicentLa trajectòria va ser curta perquè acabí a juny de 89 la llicenciatura de Física i, després d’estar donant classes a una acadèmica, comencí l’u d’agost del 89 a treballar a Canal 9. Deguí d’estar fantàstic al casting perquè per currículum anava encara curt.

Joan CarlesEn acabar la carrera, vaig continuar en la Facultat de Física en el Departament de Física de la Terra i Termodinàmica, on vaig treballar en diferents projectes europeus, espanyols i valencians, relacionats amb la Teledetecció, en l’estudi de l’atmosfera i els tipus de núvols i la correcció dels efectes atmosfèrics en les imatges de satèl·lit. En este temps també vaig ser professor associat en la Facultat de Física.

VictòriaLa meua, tan curta com la de Vicent, som de la mateixa promoció de Física i just quan acabàrem, a la Facultat vinguéren de Canal 9 a buscar persones que pugueren fer-se càrrec de la informació meteorològica. No sabíem on ens clavàvem.

VicentLa trayectoria fue corta porque acabé en el 89 la licenciatura de Física y después de estar dando clases en una academia, empecé el 1 de agosto a trabajar en Canal 9. Debí estar fantástico en el casting, porque de currículum aún iba corto.

Joan CarlesDespués de acabar la carrera, continué en la Facultat de Física en el Departament de Física de la Terra i Termodinàmica, donde estuve trabajando en diferentes proyectos europeos, españoles y valencianos relacionados con la Teledetección, con el estudio de la atmósfera y los tipos de nubes, y la corrección de los efectos atmosféricos en las imágenes de satélite. Durante estos años también fuí profesor asociado en la Facultat de Física.

VictoriaLa mía, tan corta como la de Vicent, somos de la misma promoción de Física i justo al acabar la carrera, vinieron de Canal 9 buscando personas que se pudieran encargar de de la información meteorològica. No sabíamos donde nos metíamos.

¿Por qué interesa tanto a la gente   saber si al día siguiente lloverá, hará frío o hará calor? ¿Es una necesidad o algo prsicológico?

Perquè malgrat tot continuem tenint el mateix cervell que els primers Homo Sapiens que fa uns 50000 anys campaven per l’Àfrica indefensos davant d’unes forces, les de la Natura, que no comprenien ni podien esbrinar.

Porque a pesar de todo, seguimos teniendo el mismo cerebro que los primeros Homo Sapiens que hace unos 50000 años campaban por África, indefensos ante las fuerzas de la Naturaleza, que ni comprendían ni podían aspirar a comprender.

En la terraza de TVV. Foto capturada de una promo de la Información Meteorológica

En la terraza de TVV. Foto capturada de una promo de la Información Meteorológica

¿Se somete a los meteorólogos a la misma presión que a los periodistas en los medios enlos que trabajan? 

No sé si més, menys o igual. Però hi ha, sobretot en el sentit de no dir segons quines coses com per exemple passava en Canal 9 quan de sobte no parava de ploure però alhora obrien l’informatiu demanant el transvassament de l’Ebre. Aleshores ens donaven dos minuts per a l’oratge i prou.

No sé si más, menos, o igual. Pero sí que la hay, sobretodo en el sentido de no decir según que cosas, como por ejemplo pasaba en Canal 9, cuando empezaba a llover sin parar y el informativo abría pidiendo el trasvase del Ebro. Entonces nos daban dos minutos y sobra para l’Oratge.

¿Qué fiabilidad tienen los datos meteorológicos de los teléfonos móbiles? 

Cal distingir entre les dades i la previsió. De la mateixa manera que quan comprem un cotxe, demanem la marca i les característiques, hauríem de qüestionar estes aplicacions. Segur que molts no saben si les dades són reals, d’estacions locals o no, o si el mapa de les previsions es americà o europeu.

El primer que hauríem de saber és d’on són les dades que tenim en l’aplicació del mòbil, són dades reals o interpolacions de dades? Actualment ja hi ha aplicacions que ofereixen dades d’estacions de molts pobles o poblacions properes, dades quasi en temps real.

Respecte a la previsió hauríem de poder seleccionar diferents fonts. No totes son iguals. El que ens ofereixen són les previsions automàtiques de diferents mapes del temps, i moltes vegades el promig de poblacions properes. Cal actualitzar les previsions, i encara que cada vegada són millors, si de la previsió depenen decisions que afecten les nostres activitats, l’opinió d’un meteoròleg sempre serà aconsellable.

No ens hem de conformar amb el que dóna e mòbil per defecte. Cal buscar i comparar.

Hay que distinguir entre el dato y la previsión. Igual que cuando compramos un coche preguntamos la marca y características, deberíamos de preguntarnos sobre estas aplicaciones, y seguro que muchos no saben si los datos son reales, son de estaciones locales o no, o si el mapa de las previsiones es europeo o americano.

Lo primero que deberíamos saber es de donde son los datos que tenemos en la aplicación del móvil, ¿son datos reales o son interpolaciones de datos? Actualmente ya hay aplicaciones que ofrecen datos de estaciones reales de muchos pueblos o poblaciones cercanas, datos reales casi en tiempo real.

Respecto de la previsión deberíamos poder seleccionar diferentes fuentes de previsión. No todos son iguales. Lo que nos ofrecen son las previsiones automáticas de diferentes mapas del tiempo, y muchas veces el promedio de poblaciones cercanas. Estas previsiones hay que actualizarlas, y aunque son cada vez mejores, si de la previsión dependen decisiones que afectan nuestras actividades, la opinión de un meteorólogo siempre será aconsejable.

No os conformeis con lo que den por defecto en el móvil. Hay que buscar y comparar.

¿Por qué no hay programas divulgativos de ciencia en la mayoría de las televisiones públicas y privadas españolas, a parte de los documentales, casi siempre extranjeros? 

Que no hi haja en les privades es pot entendre, al cap i a la fi són negocis amb accionistes que volen guanyar diners i això depén de l’audiència. A més són televisions generalistes que no busquen al potencial telespectador dels programes divulgatius de ciència.

Que no los haya en las privadas se puede entender, al fin y al cabo son negocios con accionistas que quieren ganar dinero y eso depende de la audiencia. Además son televisiones generalistas que no buscan al espectador potencial de programas divulgativos de ciencia.

¿Qué habría que hacer para cambiar este hecho? 

Hi hauria per començar a canviar, de dalt a baix, les televisions públiques.

Habría que empezar a cambiar, de arriba abajo, las televisiones públicas.

Ahora, ciencia ficción. ¿Cómo sería o  será (en realidad, cómo la imagináis, partiendo de vuestros  conocimientos científicos) la vida humana en la tierra al acabar el presente período interglacial? Por ciert ¿cuanto tiempo queda,  aproximadamente?

La pròxima glaciació podrà ser d’ací 1000 anys o de 10000, però arribarà i la vida humana s’adaptarà, tal com s’ha adaptà en el passat, però en un entorn socio-polític totalment diferent. Bona part dels païssos hui dominants deixaran d’existir davall de kilòmetres de gel i el nostre refugi natural com a espècie seran les zones tropicals. Caldrà emigrar a Àfrica.

No sabemos si la próxima glaciación será dentro de 1000 años o de 10000, pero llegará y la vida humana se adaptará, tal como se adaptó en el pasado, aunque en un entorno socio-político totalmente diferente. La mayor parte de los países dominantes hoy en día dejaran de existir bajo kilómetros de hielo y nuestro refugio natural como especie serán las zonas tropicales. Será necesario emigrar a África.

¿Por qué las personas que se  encuentran en un ascensor hablan del tiempo? ¿Podríais hacer algo los meteorólogos para cambiar de tema?

És simple. Parlar de l’oratge amb un desconegut és molt menys compromés que parlar de sexe, política o problemes penals. A més, tots coindiciran en que el culpable és el meteoròleg que sempre s’enganya.

Es fácil. Hablar del tiempo con un desconocido es mucho menos comprometido que hablar de sexo, de política o de problemas penales. Además, todos coincidirán en que el culpable es el meteorólogo, que siempre se equivoca.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.