CARGANDO

Escribir para buscar

Prisma informativo

Jóvenes y sobradamente preparados en Alemania

Compartir

Texto y fotos Fernando Bellón

Casi un centenar de jóvenes españoles ha desembarcado en Núremberg en los últimos meses para iniciar una nueva vida profesional, laboral y personal. Al principio fue un goteo nada significativo, pero en estos momentos se ha convertido en un chorro que preocupa a quienes ya están aquí, porque temen que no todo el mundo llegue con la preparación psicológica y profesional necesaria para adaptarse a Alemania. El caso de Núremberg es un ejemplo de lo que está sucediendo en varias ciudades de la RFA: decenas, si no centenares de jóvenes españoles con estudios superiores o medios, abandonan sus hogares, sus familias, su subsidio de paro (si lo tienen) o su trabajo insatisfactorio en España, para venir a un país que no es la tierra de promisión, aunque la necesidad y la fantasía lo describan así.

Muchos de los españoles que se han establecido en Alemania en los últimos tiempos ven a su país como una nación que ha perdido el rumbo y la ilusión, y que carece de un futuro saludable. Esto no es más que una impresión emocional, pero cuando esta impresión se basa en una experiencia laboral o profesional decepcionante, se convierte casi en un dogma que, en resumidas cuentas, viene a decir que mientras la ciudadanía española no barra de la vida pública a los corruptos, a los pícaros, a los codiciosos sin freno, a los incompetentes con cargo y despacho, a estos jóvenes emigrantes cualificados sólo les verán el pelo en casa de vacaciones. Lo afirman con contundencia, con rabia y con pena.

Rafael y Sonia podrían son dos ejemplos de la joven generación de españoles que han apostado por trabajar en Alemania. Rafael, diseñador de interiores, representa el perfil de una persona con formación media, y Sonia es licenciada en Telecomunicaciones por la Universidad de Málaga.

Rafael lleva en Alemania un año, y vino directamente de Málaga, tras una decisión meditada, pero súbita.

Sonia, también de Málaga, pasó una temporada en Aachen (Aquisgrán) con una beca Erasmus, y luego trabajó tres años en la universidad de la ciudad, antes de radicarse en Núremberg, donde se gana la vida como “Software Developer” de telefonía móvil en una empresa de telecomunicación.

Ambos se encuentran satisfechos de la decisión tomada en su día, hablan y entienden razonablemente el alemán, admiten que no piensan regresar a la España que abandonaron, y dedican mucho de su tiempo libre a ayudar, informar, orientar y reunirse con los españoles de su edad y condición que viven hoy en la capital francona. Rafael y Sonia, como tantos españoles en Núremberg de los que se habla en este artículo, temen que se produzca una oleada indiscriminada de emigrantes, empujados por la frustración y la desesperación.

Les preocupan las expectativas que está generando Alemania en los jóvenes universitarios o con estudios medios. Primero, porque Alemania no es Jauja. Segundo, porque el idioma es una barrera que cuesta salvar. Y luego, porque arraigar en otro país supone un esfuerzo emocional tan fuerte que, en caso de un patinazo, puede abrir heridas dolorosas.

Hasta que no pudo más

Rafael tenía una empresa de diseño de interior, con varios trabajadores en nómina. Al precipitarse la crisis, aguantó con estoicismo tres años muy malos. Pero llegó el momento en que no tenía ingresos, sólo deudas. Tuvo que despedir a la plantilla, un fuerte trauma para él. Finalmente, cerró la empresa y quemó todas las naves. En dos días decidió jugársela en Alemania. Salió el 20 de noviembre de 2011, hace ya un año, fecha electoral. A los amigos les contó un chiste sarcástico: no salía de casa a votar, sino a botar.

Sin embargo, no fue un viaje desesperado. Rafael ha vivido media vida en Málaga, algo que se nota en su acento, pero es de padre italiano, país que también conoce. Procede de una familia de emigrantes en Centroeruropa de los años 60 y 70. Aprovechó la presencia de un pariente en Núremberg para asegurar el aterrizaje .

Le dominaba la idea de no ser una carga para nadie, ni siquiera para él mismo. Evocando los días de su odisea, asegura que la actitud es clave para vivir en un ambiente desconocido, que hay que asumir el riesgo de la aventura. “Cuando uno pasa la frontera, debe dejar en ella el chip español, la adaptación es imprescindible”, subraya, con determinación darwiniana.

El día 25 de noviembre, cinco después de aterrizar en Núremberg, estaba trabajando en un restaurante. Aguantó dos meses, aunque odiaba lo que hacía. Pero lo necesitaba para sobrevivir y ser independiente. Perdió 11 kilos. El tiempo libre lo pasaba investigando cómo encontrar empleo en su área profesional. En cuanto le salió una oportunidad con una empresa de su especialidad dirigida por italianos, se colocó, aprovechando que dominaba ese idioma; a la vez, estudiaba alemán. Dos meses y medio después, acudió a él una empresa alemana; la buena fama tiene pies ligeros. Ha mejorado su salario y las condiciones de trabajo.

Sostiene que con un sueldo de 1000 euros se puede vivir en Alemania, siempre que se sepa uno administrar, porque existen multitud de facilidades para la vivienda, el transporte y la formación.

Los empleadores alemanes saben que el español es un buen trabajador, le buscan, dice. Le parece muy importante que el sistema de trabajo alemán favorece la iniciativa y la responsabilidad a partes iguales, algo casi desconocido en España. Por ejemplo, los jefes no agobian, no abusan.

Españoles en Núremberg”, grupo de Facebook

Pero Rafael sabe que su experiencia positiva y su determinación no son universales. Por eso ha formado un grupo en Facebook, “Españoles en Nuremberg”, que cuenta hoy con casi 300 miembros, algunos de los cuales no residen en Franconia, sino en España, y preparan el salto. El intercambio de ideas, sugerencias, orientaciones es constante. No es un recurso meramente digital. Suelen quedar una vez al mes a cenar, y también se encuentran  personalmente en las actividades que ellos mismos anuncian en la Web, no siempre relacionadas con España.

Rafael dice que existen grupos de españoles en Facebook en varias ciudades de Baviera, cuatro de ellos en Múnich. La tecnología digital y la Red son factores que no existían en la emigración de los años 60, y tienen una utilidad inmediata y práctica. Si se añade a esto que la mitad de los españoles aquí son telecos o con formación profesional en estos campos, utilizan a fondo las posibilidades de sus móviles, sus tabletas y sus ordenadores en su convivencia y en su resistencia a las adversidades y al hastío, y como instrumento para salvar las barreras culturales e idiomáticas.

En ciudades de otros Länder de Alemania también hay grupos o foros de españoles en la Red. Miles de españoles en Alemania están conectados al instante, y se pasan información, sugerencias y consuelo.

Rafael asegura que es difícil hacer entender la realidad alemana a los que desean emigrar. Con una frecuencia cada vez mayor reciben mensajes de España de este tipo:

Buenos días al grupo: necesito de vosotros opiniones contrastadas. Quiero ir de inmediato a Alemania. Mi objetivo en principio aprender alemán. No se nada, aunque soy profesor de primaria.Tengo 51 años. Indicadme por favor que lugar tengo que elegir, y donde debo estudiar. Mi objetivo es el B1 en 6 meses y luego conseguir un trabajo. Soy de Zaragoza. Si hay algún mañico que quiera conocerme encantado y perdonad que os de la tabarra con el eterno problema que debéis estar hasta el gorro. Yo concozco España bien, de turismo y profesionalmente y si alguien quiere
preguntarme por algo os ofrezco mi experiencia. Gracias anticipadas.

Buenas gente!!!! Pues nada, que tengo buenas noticas (o eso creo) parece que a mi futuro jefe aleman le han concedido el tan ansiado proyecto, solo falta un pasito para conoceros. Si todo sale bien en abril me tendreis ahi dando guerra, asi que reservar fuerzas que llega la asturiana con ganas de fiesta, cervezas y cafes, cenitas y excursiones de fines de semana! Ganas de conoceros a todos pronto! (Se aceptan todo tipo de consejos y propuestas pre-viaje)
Soy un manchego que el proximo enero voy alli a trabajar, espero vernos alli, vamos 9 enfermeros!!! Gracias!!!quería preguntaros a los que os fuisteis como yo, con un curso intensivo de aleman de 3 meses, en el que se aprende rapido, poco y regular, que tal a la hora de manejaros por ahi con el idioma, porque me tiene bastante acojonao no enterarme cuando se me pongan a hablar, o que la empresa diga con ese nivel a tu casa majete…
Hola gracias por aceptarme en el grupo soy de barcelona y cada navidad voy para nuremberg ya que mi cuñada vive alli me gustaria poder conoceros ya que mi intencion es de poder vivir alli ya que aqui en españa esta todo tan mal bueno un saludo a todos y muchas gracias

Este grupo de españoles en Núremberg cuenta con un apartado llamado “Archivo”, en el que se mantienen informaciones prácticas, enlaces internáuticos de utilización inmediata. Muchos de ellos son obra de una generosa emigrante de primera generación que conoce bien los recursos a disposición del ciudadano en Alemania. He aquí un par de ejemplos:

Siguiendo con el tema de ayudas sociales. Personas que residen en Nürnberg y reciben alguna prestación social (ALG II, Sozialgeld, Wohngeld, entre otros) pueden solicitar el Nürnberg-Pass si cumplen ciertos requisitos. Con él se pueden obtener interesantes descuentos en el precio del billete de metro, tasas para cursos en la universidad popular (Bildungszentrum), entradas a actos culturales. Aqui os dejo un Link sobre el tema:
http://www.nuernberg.de/internet/sozialamt/projekte_nuernberg_pass.html?pk_campaign=buergerinfo&pk_kwd=nuernbergpass_projekte_nuernberg_pass.html
Información: En Alemania existe la posibilidad de solicitar en el ayuntamiento una ayuda para cubrir los gastos de alquiler. Está destinada principalmente a personas que trabajan cuyo sueldo supera el limite de ingresos para solicitar el Hartz IV, pero aun no ganan suficiente para poder cubrir los gastos de la vida diaria sin grandes problemas. Personas que estén cobrando ayuda social (ALG II o Sozialhilfe) no pueden optar a esta ayuda ya que por lo general los gastos de alquiler ya están pagados con fondos públicos. Para más infomación os dejo un link: http://www.stmi.bayern.de/

No todo lo que se sirve en la Red es positivo. Rafael y Sonia revelan que han descubierto a una persona infiltrada en su grupo y en otros de Alemania,  dedicada a vender información sobre puestos de trabajo. El negocio era un fraude, porque la impostora se dedicaba a apuntar solicitudes de trabajo en restaurantes y en lugares parecidos, que tomaba de las fachadas o los escaparates, y pedía 50 euros por pasar la información.

Los españoles en Núremberg aconsejan a quienes deseen emprender la aventura de la emigración que antes de iniciar el viaje se informen bien de la situación económica de la ciudad a la que pretenden ir. Es frecuente el caso de personas que se dirigen a Berlín, pensando que al ser la capital, y una ciudad grande, será más sencillo encontrar trabajo, cuando es todo lo contrario, el paro en Berlín es bastante significativo. Mientras que en pequeñas ciudades con algún tipo de industria, algo común en Alemania, las necesidades de mano de obra con cierta cualificación son notables. Claro que no todo el mundo está dispuesto a irse a un pueblo.

A pesar de las dificultades de llegada y adaptación, el 80 por ciento de los miembros del grupo consideran que residir en Alemania ha sido una buena decisión.

Es el caso de otro técnico medio, Antonio, gallego de un pueblito de Lugo, titulado en dos FP de ciclo superior, electrotécnia y aplicaciones informáticas. Trabaja en el área de redes para la  Siemens. Su pareja es Fátima, una gallega-alemana-turca. Dice no sentir ninguna nostalgia ni por el clima ni por la vida local. Disfruta de su familia (tienen una hija), y no cree que regrese a España, donde tenía un trabajo poco satisfactorio y mal pagado.

Menos los niños, todos los que aparecen en esta fotografía tienen titulación académica.

Los superpreparados, una tragedia para España

En Núremberg y en otras ciudades del sur de Alemania donde la economía funciona como una máquina, han encontrado trabajo centenares de ingenieros e ingenieras españoles. Sonia es una de ellas, y en el artículo anterior a éste hablaba de las mujeres altamente cualificadas que, además, ejercen de madres. En honor a la verdad hay que decir que los ingenieros también ejercen de padres a la altura de sus parejas. Verlos en familia en el Centro Galego evoca a un grupo de alegres puritanos ingleses llenos de fe y de esperanza, en las colonias norteamericanas del siglo XVII.

Para ellos vivir en Alemania es un alivio y una fuente de expectativas e ilusiones. Pero son conscientes de la tragedia que supondrá para España su salida. Las empresas que les contratan confían en la formación que estos ingenieros han recibido en su país. Las universidades politécnicas españolas tienen buena fama en Alemania, algo que es una paradoja, porque si los españoles somos capaces de formar ingenieros, ¿por qué somos incapaces de gestionar bien nuestras empresas y nuestras decisiones políticas?, reflexionan estos emigrantes de elite.

Norberto es un ingeniero de telecomunicaciones de la universidad de Vigo, de 35 años, casado con Montserrat, profesora de educación infantil en excedencia, y con dos hijos. Lleva seis meses en Erlangen, la ciudad bandera de Siemens, a 30 km al norte de Núremberg. Trabaja en el Fraunhofer Institute, como investigador de esas altas tecnologías que nos hacen la vida más fácil, en el campo del audio.

Su trayectoria empezó con una beca de Joven Investigador Marie Curie en Lovaina, Bélgica, durante 6 meses. Luego, pasó 2 años en la ciudad tejana de Austin,  haciendo un máster, que empalmó con el doctorado. Regreso a España con un contrato de investigador en la Universidad de Vigo. Pasó allí 4 años, con una estancia de 3 meses en Londres para culminar su doctorado.

Obligado a buscarse un empleo estable, le vino una oferta para hacer el post doctorado en la universidad de Porto, en condiciones más de beca más que de contrato. Calculó que al acabar se tendría que apuntar al paro. Entonces barajó dos posibilidades: Escocia o a Alemania.

Se decidió por la institución de alta tecnología Fraunhofer Institute de Erlangen. Su contrato es de 2 años ampliables a 4. Gana un sueldo muy decente, incluidas las ayudas familiares. En su trabajo asegura disponer de todo lo que necesita, sólo lo pide y se lo proporcionan, tanto personal auxiliar (estudiantes becados) como material. La recepción en el Instituto fue positiva y amistosa, con actividades familiares, y una convivencia con los colegas de varios días, que contaba como jornada laboral.

Los cursos de formación también cuentan como jornada laboral. La mentalidad de los colegas y jefes es de confianza en el trabajo, sin competitividad artificial, sin recelos, sin rivalidades, sin ocultaciones.Tiene tantos festivos como en España, si no más, debido a las convivencia de dos religiones, católica y protestante en Franconia. La vivienda y el colegio de los niños le salen muy a cuenta. En el Fraunhofer Institute trabajan hoy en día entre 20 y 25 españoles.

Las universidades y fundaciones alemanas de este estilo necesitan gente preparada, cualificada, para ocupar el hueco dejado por los estudiantes alemanes, que prefieren ceñirse a sus estudios y post estudios en la universidad, a la espera de hallar un trabajo en la empresa privada, mejor pagado.

Otro caso es el de Javier, de Valladolid, teleco por la Universidad de San Sebastián. Lleva en Alemania (también en el Fraunhofer Institute) 13 años, está casado con una alemana y tiene dos hijos.

La estrategia del Fraunhofer Institute, dice, no es ser los primeros, o estar por delante de los demás por encima de todo, sino realizar investigaciones en campos con gran aplicación industrial, sobre innovaciones tecnológicas punteras, con gran eficacia y provecho. Una innovación no es buena por ser la primera en su campo, sino por haber encontrado su éxito en el mercado, asegura Javier.

Observa que en Alemania se disfruta más de la vida cotidiana, familiar. Se aprovecha muy bien el tiempo, un ejemplo es el uso generalizado de las bicicletas, lo que demuestra una toma de conciencia de los usuarios, que no las dejan ni en los meses del más crudo invierno.

Tanto Javier como Norberto dicen que se decidieron por esta pequeña ciudad alemana, Erlangen, porque no querían acabar en Madrid trabajando como perros de presa de la ingeniería española. Sólo se sienten lejos de España físicamente, la tecnología les mantiene en contacto e incluso unidos a todo lo que acontece por allí y a sus familias.

Aseguran que les resulta difícil encontrar estudiantes universitarios españoles que quieran ampliar estudios o realizar trabajos académicos en el Institute como ayudantes suyos. Creen que los estudiantes españoles se resisten a salir de casa, están muy cómodos en su ciudad, en su ambiente, con sus novias o con sus papás.

Javier y Norberto hacen una apuesta contra la nostalgia. Emigrar a Alemania no es una tragedia. Lo peor es quedarse allí sin expectativas ni ilusiones. Esto no significa que quienes vivamos en España lo hagamos sometidos a la melancolía, sólo que uno de los métodos de evitar la desesperación es confiar en uno mismo, da igual donde resida.

En el próximo artículo sobre este tema de la emigración española en Alemania, me haré eco de la voz de los emigrantes de primera generación que viven aquí. Su perspectiva y su juicio son valiososy, aunque ni por formación ni por costumbres se parecen a los nuevos emigrantes cualificados, les sirven de referencia en muchas cosas. Además, con el paso de los años han salido de la (auto) marginación del inmigrante, y tienen sus negocios y algunos sus carreras hechas en Alemania.

Como complemento, ofrezco algunos enlaces útiles para aquellos que deseen investigar por su cuenta el mercado de trabajo alemán.

Una agencia semioficial para quienes buscan trabajo en Alemania

http://www.ttajobsgermany.com/

Información sobre trámites de extranjería para emigrantes desde España. Tiene secciones a varios países, la que se ofrece aquí es una con sugerencias para hacer un curriculum vitae en Alemania.

http://www.paraemigrantes.com/como-hacer-un-curriculum-para-trabajar-en-la-ue-590/

El mismo portal, con información sobre requisitos para residir y trabajar en Alemania

http://www.paraemigrantes.com/requisitos-para-trabajar-en-alemania-439/

Página del Ayuntamiento de Núrember con algunas ofertas de trabajo en la enseñanza (en alemán)

http://www.nuernberg.de/internet/portal/buerger/stellenanzeigen.html

Por último un enlace con el Instituto Nacional de Estadística de Alemania (Statistisches Bundesamt) con datos sobre la oleada inmigratoria a Alemania en el primer semestre de 2012: más de 500.000 personas. https://www.destatis.de/EN/PressServices/Press/pr/2012/11/PE12_397_12711.html

 

 

Etiquetas:
Artículo anterior
Artículo siguiente

Quizá también te guste

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Siguiente